Bienes y derechos del Señor de Ayala

Uno de los interesantes documentos aparecidos en el Apéndice Documental del libro sobre la casa torre de Murga escrito por E. García y F. Verástegui consiste en una relación de los bienes y derechos que el Señor de Ayala, Pedro López de Ayala (el posteriormente conocido como “Comunero”), tenía en la Tierra de Ayala a finales del siglo XV.

El escrito fue realizado por su merino y recaudador Juan López de Sojo en 1496. Varias generaciones de los Sojo fueron los más fieles servidores de los Ayala por aquel entonces. En el documento que elaboró, incluyó una serie de bienes que es evidente que no le correspondían, pero sobre los cuales aspiraba a arrogarse su propiedad.

En primer lugar, el Señor de Ayala tenía la jurisdicción civil y criminal, es decir, la administración de justicia. Al fin y al cabo, Ayala era un señorío jurisdiccional. En todo caso, los vecinos de la Tierra habían logrado la capacidad para nombrar alcaldes que administrasen justicia en primera instancia, si bien el Alcalde Mayor, nombrado por el Señor, además de tener esta capacidad, entendía los casos de apelación.

En segundo lugar, los Señores de Ayala fueron patronos de muchas iglesias en la Tierra. En algunos casos, sabemos que este derecho fue comprado por sus antecesores; en otros, lo podemos intuir. Y también tenían la propiedad de algunos solares cuyos moradores eran vasallos suyos y pagaban anualmente tributos generalmente en trigo y cebada, pero a veces también en gallinas, lechones o carneros. Lo iremos viendo pueblo por pueblo.

Como es sabido, el centro de poder de los Señores en Ayala residió en Quejana. Así, era patrón de la iglesia de San Juan (que compraron sus antecesores un siglo antes a decenas de porcioneros) y sus sufraganas de Santa Eugenia (sic) de Ozeka, San Pedro de Menoyo y Santa María de Etxaurren. Poseía también los palacios de Quejana con su huerta, campo, castañales, etc;  “el solar de la casa de baxo” con sus heredades, campo y pertenencias desde el camino que iba a casa de Álvaro Ortiz (se refiere a Álvaro Ortiz de Aldama) por el río abajo hasta “la puente que pasan a Ybarguen por el camino rreal fasta dicha casa”. Tenía un majuelo llamado el Peraçal que estaba debajo de la casa de Robina.

Tenía en este lugar los solares de Ysa; el solar de Pedro Echaurren; el de Gorvea “en el lugar de Gorbea”; y los solares de Hortuño, Diego y Diego de Çaballa que probablemente estaban también en Ozeka.

El otro gran centro de poder de Ayala era Respaldiza. El Señor era patrón de su iglesia, con el correspondiente derecho a nombrar sacerdotes, y en este concejo tenía también “el palaçio del monesterio” con su huerta, campos y heredades que estaban junto a el y la iglesia así como unas heredades que tenían en arrendamiento Juan Ortiz de Ibarrola y su hermano Fortún Ibáñez. Por último, también poseían la ermita de “Santa Maria de Eguioguen”.

En Llanteno, era el único patrón de la parroquia de Santiago y además tenía tres solares: el de Echevarria, el de “Lavarrieta del monte” y el solar de Echave.

En Beotegi era patrón de la parroquia de Santo Tomás de Perea, de la que eran feligreses los de Beotegi y Retes de Llanteno. En el primer lugar, tenía el solar de Larringana; y en Retes, el de Echave.

En Menagarai era patrón de la iglesia de San Pedro y tenía también el “solar de Biçirico”. En Zuaza era patrón de la iglesia de Santa María pero no en solitario, ya que el solar de Quadra también tenía algún pequeño derecho en ella. En esta localidad, tenía los solares de Echevarria, Urieta y el de “Undio Belaustegui debaxo”. Hay que decir que en 1378 Fernán Pérez de Ayala donó el solar de Undio para el recién fundado monasterio de San Juan, el cual había comprado anteriormente para pasto de su ganado.

En este escrito, sorprendentemente, el Señor figura como propietario de 2/3 de la iglesia de San Juan de Murga, la mitad de la torre y casa fuerte, ¾ del palacio, el manzanal delante del palacio y la 1/4 de todas las heredades del solar de Murga entre el puente de Marquijana y el puente de Izoria y entre Santa María de Amurrio y San Juan de Murga. Esta no era una propiedad real sino que parece denotar cierta voluntad de apropiación de bienes ajenos, en este caso de sus rivales los Murga.

En Luyando le correspondían los diezmos de la iglesia de Santa María Magdalena, que figura como sufragana de la de Respaldiza, y el concejo le pagaba diez fanegas de trigo por el pie de altar de Luyando. Tenía también unas ruedas, solar y herrería en este lugar. Por otra parte, en la zona de la Sopeña los Señores poseían 2/9 de la iglesia de Maroño, ya que el resto era del mismo pueblo y del abad de San Millán de la Cogolla. En Izoria poseía las ¾ partes del monasterio de San Julian, ya que la parte restante era de los capellanes que servían a la dicha iglesia. Y en Salmanton la ermita de Santa Cruz y unos nogales junto a ella.

El Señor de Ayala llevaba ¼ de los diezmos de la iglesia de Santiago de Larrinbe, ya que las partes restantes las llevaban los clérigos de Amurrio, que debían ir el día de La Magdalena a Quejana a decir misa por los señores. En el monasterio de Etxegoien llevaban 2/3 partes de los diezmos, la otra parte la llevaba la mujer de Juan Díaz de Guinea, señor de la casa de Saerin. Eran patronos también de la iglesia de Santa Lucía de Lekamaña.

En el documento que estamos siguiendo, hay tres conjuntos de bienes que se explican con mayor detalle. En primer lugar, el Señor era propietario de 8,5/12 partes del monasterio de Santa María de Baranbio, siendo el resto de la mujer de Juan Díaz de Guinea. Lo destacable en este caso es que se dicen propietarios de un buen número de solares, varios de los cuales tienen topónimos irreconocibles. Sí sabemos que la casa de Saerin tuvo una serie de solares con los que todavía pleiteaba en la segunda mitad del XVII, pero de estos solares de los que se dice propietario la Casa de Ayala no sabemos gran cosa. Son los siguientes:

  • la mitad de la herrería de Çiorraga y la mitad de la rueda que estaba junto a ella con la mitad de sus pertenecidos, ruedas y manzanales (sospechamos que en este caso ocurre lo mismo que con el solar de Murga)
  • el solar de Isasi
  • el solar de Aguirre
  • el solar de Rotabarria que tenía Lope
  • el solar de Biezan
  • el solar de Pero Hernández de Mendibil
  • el solar de Uriza
  • el solar de Juan de Lascano “y su hermandad”
  • el solar de Juan de Coscorra
  • el solar de Juan de Coscorra “debaxo”
  • el solar de Guipuça

 

En el lugar de Derendano tenían una serie de bienes que se describen uno a uno, empezando por:

  • ruedas “que se llaman pasaje con el palaçio questa delante. Las ruedas del Pasaje son el molino de Saratxo, junto a las curvas de la carretera; parece que tenía un palacio delante, cuyos antuzanos, quintanales y era también poseían
  • una huerta junto a las ruedas
  • la pieza de Laserue que sale del camino real a San Nicolás al camino real a Orduña
  • una pieza parte arriba del palacio que sale al arroyo que viene de “Jimileo”, a surco de Juan de Derendano y Juan de Aguirre
  • una pieza que va de la dicha quintana arriba, entre Hernando de Aguirre y Rodrigo de Saracho
  • una pieza en el camino que van a San Nicolás, a surco de Juan Ortiz de Saracho y Juan de Derendano
  • una pieza sobre el río de Eguinega, a surco de Martín el herrero y Rodrigo de Saracho
  • una pieza en Chinesa parte arriba del campo en el calce
  • una pieza debajo del palacio viejo hasta el río, a surco de Pedro de Calçada
  • este palacio viejo junto a San Nicolás con sus heredades y pertenecidos
  • una pieza debajo del camino que va a San Nicolás, a surco de Martín de Çubiaur y Pedro de la Calçada
  • una pieza junto al camino que va de Çubiaur a Saracho y a Orduña, a surco de Martín el herrero
  • una pieza tras la iglesia de Lekamaña a surco de Pedro de Urruño y Lope de Urruçaga
  • una pieza a surco de Juan el herrero en Munetegui
  • una pieza a surco de Juan Ortiz de Saracho y de los hijos del herrero en Munetegui
  • el solar de Gueleçabe
  • el solar de Madalbe (que probablemente estaba en Lekamaña, ya que en 1562 Martín de Uliarte de Madalbe era vecino en este pueblo)

 

Finalmente, contamos con una detallada descripción de los bienes que el Señor de Ayala tenía en Amurrio, la mayor parte de ellos correspondientes a casa fuerte de Mendixur, que fue usada durante siglos como cárcel de la Tierra de Ayala. En la parroquia, eran patronos de la mitad de los diezmos (posteriormente harían cesión perpetua de por vida al Aposentador Ugarte, y después a Juan de Urrutia). Junto a la iglesia tenían una casa con dos manzanales, y la casa fuerte de Mendixur con sus heredades, que son las siguientes:

  • El manzanal viejo, a surco de Martín de Uliarte y la propia casa
  • Una heredad entre la torre y el arroyo que baja de Santa Cruz
  • Una pieza sobre la fuente, entre el arroyo y el camino a Aldaiturriaga
  • Una pieza cerrada con la huerta
  • Una pieza entre el calce de las ruedas de las monjas y el río
  • Una pieza en Mascoribay junto a las ruedas y el calce
  • Una pieza llamada “el parral” entre los manzanales de Mendeguren y el arroyo que baja de Usiaran
  • Una pieza en Ladaruao tras las casas de Hortún Sáenz de Aldaiturriaga
  • Una pieza en las returas nuevas en Canpirio, a surco de Hortuño de Beotegui
  • Una pieza en Mendigorria a surco del dicho Hortuño
  • Una pieza en Mendigorria a surco de Hernando de Ugarte
  • Una pieza a surco de Hortuño de Usategui
  • Una pieza entre el calce de las ruedas de las monjas y el camino a Echeguren (Echegoyen?)
  • Una pieza entre el calce y el río
  • Una pieza en los manzanales de Mendiguren entre los propios del dicho Hortuño
  • Media era a surco de Hortuño de Mendiguren y su hermana Teresa
  • Una pieza encima del camino real entre la heredad del dicho Hortuño y Joan de Mendiguren
  • Una pieza en “la altirima”
  • Una era entre la casa y la casa de Juan de Mendixur con sus antezanos y quintanales alrededor de la torre

 

¿Y Okondo? Los señores de Ayala fueron dueños de la torre de Unza, que también usaron como cárcel, y de sus iglesias, pero por alguna razón no fueron incluídos en esta relación cuyo máximo interés, en cualquier caso, reside en los nombres de solares, topónimos y personas que nos aporta para una época, finales del XV, sobre la que disponemos de muy poca documentación.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s