Oraa, Cortina y la anciana asesinada

 

 

A finales del mes de enero de 1716, el regidor de Saratxo Juan de Elejalde acudió a Urduña/Orduña en busca de Pedro de Fontecha, Gobernador y Alcalde Mayor de la Tierra de Ayala, para informarle del horrible crimen que había tenido lugar en su pueblo. El Alcalde Mayor de Ayala, un cargo trienal que debía ser desempeñado obligatoriamente por un abogado y por una persona residente a más de cinco leguas del lugar -lo que evidentemente no se cumplía con Fontecha-, tenía capacidad para entender en primera instancia al igual que los cinco alcaldes ordinarios. Así que Elejalde acudió a el en vez de a cualquier alcalde ordinario, a buen seguro por ser el que estaba más cerca.

 

Aquella mañana, Maria Sáenz de Orue Aguirre había aparecido muerta en su cama, desnuda y atada de pies y manos, con una herida en la mejilla de la que había sangrado y algunas señales en la garganta que, según los cirujanos que la examinaron, indicaban que había sido sofocada y ahogada. Nombrada como anciana, tenía 65 años y era viuda de Diego de Viguri Ugarte. Su caserío tenía dos viviendas: en una habitaba ella con su hija y heredera, Maria Sáenz, casada con Francisco de Unzueta Berganza, que era natural del caserío Bideko de Lezama; en la otra residían Miguel de Revilla Ribacoba y Maria Andresa de Viguri Aquejolo en calidad de arrendatarios.

 

No cabía duda de que Orue había sido asesinada en su propia casa, en la misma cama en la que dormía. Y nadie pareció enterarse. Solo los arrendatarios vieron a unos intrusos sin que quede claro si llegaron a reconocerlos o no. Fue la hija quien notó la falta de lomos y longanizas de un cerdo que había matado su madre, así como algunas ropas pero ni mucho menos todas, ya que ciertas prendas e incluso porciones de trigo habían sido extraídas de un arca y esparcidas por la alcoba.

 

El Alcalde Mayor Fontecha recibió informes extrajudiciales que culpaban del robo y muerte de la anciana a Matías de Iturricha Ugarte y Antonio de Aldaiturriaga Bañueta, vecinos del mismo Saratxo, Tomás de Larrea, Francisco de Herrán Viergol y Joseph de Oraa, residentes en la ciudad de Urduña/Orduña. Se consideró probado que los cinco, “por comunicación precedente que habian tenido”, quedaron para robar a Orue, de modo que penetraron en su casa, la ataron de pies y manos y le cubrieron la cara con la ropa de cama antes de proceder al robo propiamente dicho. El homicidio fue involuntario: transcurrido un rato, se percataron de que la anciana había muerto, seguramente asfixiada.

 

Los ladrones debieron poner pies en polvorosa tras semejante desmán ya que los tres habitantes de Urduña/Orduña fueron apresados en Haro el 4 de febrero, al quinto día del sepelio de la anciana. En las alforjas de Oraa se encontraron lomos y longanizas que no dejaron lugar a dudas de su culpabilidad pero, por si fuera poco, también portaba una escopeta que resultó haber pertenecido a Domingo de Basabe, sacerdote de Oiardo asesinado el diciembre anterior y a quien días antes de su muerte habían robado un puñal, diferentes escopetas y pistolas. Tras su retención en Haro, los reos fueron trasladados e internados en la prisión de la Chancillería de Valladolid.

 

Exactamente dos años después, empezó a correr por la ciudad vizcaína el rumor de que Oraa había hecho fuga de la prisión vallisoletana y que estaba en las inmediaciones. A mediados de mes, se dijo que había sido visto en Lezama y Lekamaña. El día 8 había aparecido sacada la piedra que hacía de umbral en la puerta de la iglesia de Belandia, por donde se habían colado unos ladrones que se llevaron tres cálices y una cruz de plata, una banda de tafetán encarnado y unos manteles de altar. Luego desaparecieron los cálices de la iglesia de Tertanga. Y una semana más tarde se supo que también habían robado en la iglesia de Fresneda tras abrir un boquete en una pared lateral. Fontecha sospechó de la autoría de Oraa en todos estos delitos pero no hemos hallado certeza alguna sobre ello.

 

El mediodía del 27 de febrero un hombre que dijo llamarse Joseph Pablo de Oraa, de unos 34 años y natural de Bergara, albañil y cantero de oficio, fue arrestado por orden del Corregidor de Bizkaia en la casa de Agustín de Inchaurbe en la bilbaína calle “Velaosticalle”. Portaba encima un puñal con su cuchillo y vaina con mango de madera, unas tijeras pequeñas con vaina dorada, un pañuelo blanco, un birrete de lienzo blanco, un pedazo de estopa, dos cabos de cera amarilla, un eslabón para encender lumbre, un par de hebillas de metal, un pedernal, dos cordeles y diez monedas.

 

Declaró que, en el transcurso del último mes, había transportado 14 o 15 arrobas de tabaco, unos 170 kilos, desde Vitoria-Gasteiz a Sunbilla en Navarra en compañía de un tal Pedro, del Reino de Aragón, y un tal Juan, del reino de Valencia. Finalizado este trabajo, y tras hacer escala en Urduña/Orduña, Oraa se trasladó a Portugalete y se alojó en casa de un herrero llamado Juan a quien encargó que le hiciera unas cuantas herramientas propias de su oficio. Luego fue a Bilbao con el objeto de que Agustín de Inchaurbe le hiciera una capa y unos calzones rojos. En el momento de ser detenido en su misma casa, llevaba alojado allí cuatro días. Según dijo, le había conocido 3 o 4 años antes cuando estuvo de cantero en la villa y alojado en casa de Martín de Zaldua.

 

Finalmente, no ocultó que había estado encarcelado por su presunta implicación en la muerte de “una vieja” en Saratxo que tuvo lugar en el transcurso de un robo que habría ejecutado con una docena de individuos naturales de Saratxo y Urduña/Orduña. Sin embargo, contó que había sido puesto en libertad por resultar inocente, en compañía de un tal Ignacio de Mugaburu, natural de “Sarachu”.

 

Inchaurbe, que no tenía nada que ocultar, por lo que suponemos que habría contado la verdad, contó que estaba en la plaza de la villa bilbaína cuando Oraa se le acercó y le saludó por el apellido antes de decirle que un par de años antes le había cosido una valenciana y echaron un trago juntos, pero no se acordaba de el. De hecho, en los cuatro días y medio que estuvo en su casa mientras cumplía el encargo de hacerle unos calzones, no llegó a conocer su apellido y únicamente sabía que se llamaba Joseph Pablo. Le expresó que su intención era ir a Santander para trabajar en una obra de cantería bajo las órdenes del expresado Zaldua.

 

Y no sabemos más. La documentación conservada acerca de este proceso no va más allá.

 

¿Quién era este Oraa? Lo cierto es que no hemos hallado a nadie que responda a su nombre y apellido en los registros parroquiales de Bergara. Fontecha sospechaba que Joseph Pablo de Oraa no era su verdadero nombre y puede que tuviera razón. En su declaración, el detenido afirmó que estaba casado con Maria de Arechavala, natural de un pueblo alavés cuyo nombre ignoraba, con quien tenía dos hijas llamadas Antonia y Josepha. Ignoraba su paradero porque no había tenido comunicación con su familia desde que las dejó en Urduña/Orduña dos años antes, al huir tras el robo, aunque esto evidentemente no lo expresó. A Inchaurbe le contó que tenía mujer y tres hijas en Valladolid, si bien luego dijo que en Urduña/Orduña.

Pero no hemos encontrado ni rastro ni de su mujer ni de sus hijas. Solo cabe la posibilidad de que ella fuese natural de Tertanga, donde efectivamente residieron unos Arechavala, y cuyos registros parroquiales de la época no se han conservado. Sin embargo, no podemos dejar de advertir que en 1715 fue bautizada en Urduña/Orduña una niña llamada Maria Asensia, hija de Joseph de Oraa Izaguirre y Maria López de Arroa. Tampoco hemos encontrado a este individuo pero sí a un tal Joseph Antonio de Oraa Aguirre, nacido en Bergara en 1675, por lo que su edad coincidiría plenamente con la expresada por el protagonista de esta historia. Bien pudo ser el.

 

Nos falta hablar de un personaje: el mismo que avisó al Corregidor de la presencia de Oraa en la casa de Inchaurbe, el mismo que ejecutó la detención por haberse fugado de la prisión de la Chancillería de Valladolid, donde estaba a causa de haber ejecutado robos y muertes. Se llamaba “Antonio de Suloeta” pero Oraa solo le conocía por el nombre de Cortina y creía que era de Amurrio. Su nombre completo era Antonio de Zulueta Larrea, tenía 39 años, era natural y vecino de Larrinbe y estaba casado con Maria de Sautu Bengoa. Cortina es el nombre de un caserío de dicho pueblo, el mismo en el que vivió el sujeto, pero por aquel entonces la casa mantenía su nombre original, Larra, con el que aún se documentaba en 1815. ¿Era Cortina el apodo personal de Antonio? Desde luego, era conocido con este sobrenombre, pero se trata de un apodo familiar con el que documentamos también a su nieto Manuel (“Manuel de Zulueta Cortina” en 1778, cuando fue elegido alcalde ordinario) y en su bisabuelo Juan de Larrea, que en septiembre de 1613 fue nombrado alcalde de hermandad como “Juan de Cortina”.

El Choricero

 

 

A principios del mes de noviembre de 1903 se produjeron robos en las casas del Marqués de Urquijo en Laudio/Llodio y en otra casa del valle de Okondo. El día 10, sobre las 16.00 horas, alguien entró en la casa de Manuel Quintana La Cámara en Lejarzo y, después de descerrajar muebles y desbaratar cuanto halló a su paso, se llevó 1.365 pesetas en billetes del Banco de España y en plata.

Estos hechos motivaron que el teniente de la Guardia Civil de Amurrio, Gabriel García, comenzase a practicar las diligencias necesarias para dar con el responsable del robo. Así, se descubrió que un sujeto al que llamaban el “Choricero” había sido visto en la zona, de modo que, sospechando de el, se puso vigilancia en montes, encrucijadas y en los parajes más abruptos.

Las indagaciones les terminaron por llevar a Bilbao, donde pidieron auxilio al Jefe de la Guardia Municipal, que prestó a García a tres de sus agentes.

El día 13, hacia las 12 de la noche, el teniente García se hallaba en el puente de Isabel II -actual puente del Arenal- cuando se acercó uno de los agentes y le comunicó que en un café de la calle Barrencalle-Barrena se hallaba un sujeto cuyas señas coincidían con las del hombre que estaban buscando. Y, en efecto, allí fue atrapado. Se le incautaron 1.200 pesetas en billetes, un portamonedas con otras 20 pesetas en plata, y una navaja.

Aunque negó haber tomado parte en los citados robos, la cartera que portaba era indudablemente la de Quintana, por lo que fue detenido y trasladado a la cárcel de Amurrio. El Choricero resultó ser Emeterio Iñiguez de Onsoño Aldecoa, tenía 32 años, era soltero y natural de Amurrio, más concretamente del barrio de Berganza.

Lapurrak Izorian

1862ko abuztuaren 9an Izoriako sakristaua, egunero bezala, elizara joan zen egunsentian kanpaiak jotzera. Baina hura ez zen egun arrunta izan, hara heltzerakoan zerbait ezohikoa topato zuelako: elizako ateak zabalik, gauzak zoruan…. baina apaingarriak, kalizak eta zilarrezko gauza askoren desagerpena izan zen larriena.

Ez dakigu nola jakin zuten gauez kanpotik etorritako bost zaldizkoak izan zirela errudunak, baina hori esan zioten Amurrion zegoen Guardia Zibilako Tenienteari. Honek Juan Herrero eta Fermin Blanco izeneko guardiak bidali zituen trenez Bilbora (nahiz eta oraindik Bilboko trena ez zegoen irekita bidaiari guztientzat), bera errepidez joaten zen bitartean herriz herri ikertzeko eta informazioa biltzeko.

Herrero eta Blancok Bizkaiko hiriburura ailegatu eta berehala bertako tenienteari gertatutakoaren berri eman zioten. 7 guardiaz osatutako talde batek lapurren bila ekin zion eta arratsalde horretan aurkitu zituzten lapurrak Atxuri auzoko bi ostatutan. Bi taldetan banatuta zeuden: ostatu batean hiru gizon, armarik gabe; eta beste ostatuan zeuden beste bi lapurrak, hauek bai, armatuak. Hasieran aurre egiteko saiakera egin arren, guardia zibilak nagusi zirela ikusita amore eman eta lapurketa aitortu zuten. Inguruko korta batean zaldiak eta Izoriako elizatik hartutako gauza guztiak aurkitu zituzten.

Hurrengo egunean, abuztuaren 10ean, Amurriora eraman zituzten presoak, bertako kartzelan espetxeratzeko epaiketaren zain. Baina Villarcayoko Auzitegiak presoak erreklamatu zituen, zaldiak han lapurtu zituztelako eta horregatik epaitu beharra zeukaten hiribildu hartan. Lau egun geroago, 14an, guardiek bost lapurrak hartu eta Villarcayorantz bideratu ziren. Gaua Villasana de Menako espetxean pasa zuten, eta handik bost presoek ihes egin zuten. Prentsaren arabera, adiskide batzuen laguntza izan zuten eta nekez harrapatuko zituzten berriro, Kantabriako mendietan ezkutatzera joan baziren Valentzia, Palentzia, Asturias eta Kantabriatik etorritako bost gizon hauek.