Los primeros milicianos de la Guerra en el frente Amurrio-Orduña

En cuanto se tuvo noticia de la sublevación del ejército de África el 18 de julio de 1936, grupos de militantes izquierdistas de la Margen Izquierda llegaron al Alto Nervión con el objetivo de sofocar cualquier conato de rebelión y defender el territorio de cualquier posible avance desde Vitoria-Gasteiz. Fueron los primeros milicianos asentados en la comarca.

El Estatuto Vasco no fue aprobado hasta octubre y esto trajo dos consecuencias principales: primero la implicación definitiva del PNV al lado de la República; segundo, la creación del Euzko Gudarostea o Ejército Vasco y la formación de batallones de filiación política como el Araba (PNV), Bakunin (CNT) y Leandro Carro (Partido Comunista). Los dos últimos surgieron a partir del grupo de milicianos que entre julio y octubre se habían encargado de la defensa del frente en la zona de Amurrio y Orduña, la que llegó a ser conocida como Columna Aizpuru.

A continuación se refleja el listado de milicianos destacados en el frente Amurrio-Orduña a partir de la nómina respectiva a la primera quincena de septiembre, con algunos añadidos de individuos que se sumaron al grupo en la segunda. Como se puede ver, no fueron muchos los naturales de la comarca que formaron parte de la columna.

 

 

Cipriano Abasolo Murga

Jose Abrisqueta Garay

Jose Agüero Villar

Felipe Aguirre Santamaria (segunda quincena)

Alejandro Alberto Centeno

Ramón Alcón Peña

Domingo Alconada Rochi

Faustino Alconada Rochi

Julio Alcubilla Blanco

Raimundo Aldama Ugarte

Esteban Aldaiturriaga Llanos

Juan Aldaiturriaga Sagarduy

Esteban Alonso Uriarte

Manuel Alonso Sanchez

Santiago Alonso Sanchez

Victor Alonso Saez

Antonio Alvarez San Vicente

Edelmiro Alvarez San Vicente

Quintín Ambrosio Sanchez

Juan Amesti Campo

Teófilo Andaluz Iñigo

Fortunato Andrés Illeras

Ramón Anido Murga

Ramón Ansuategui Herres

Victor Antolín Regalicia

José Antón Ruiz

Eleuterio Aparicio Robledo

Pedro Aparicio Lorenzana

Jose Luis Apodaca Uribe

Juan Apodaca Pinedo

Eduardo Arandia Gastaca

Luis Arberas Echevarria

Ramón Arenal Pardo

Argimiro Arin Montejo

Castor Arteta Arana

Jose Arteta Gurtubay

Lorenzo Arribas Martínez

Telesforo Arribas Varas

Andrés Arroyo Bayo

Estanislao Ayo Redrao

Felix Ayo Redrao

Victor Ayuso Altube

Martin Azurmendi Sevilla

Jose Maria Badiola Monasterio

Valentin Barbadillo Merino

Ricardo Barbero Revilla

Victor Barquin Arteche

Eustasio Barrera Rodriguez (segunda quincena)

Francisco Barreiro Lopez

Miguel Basterrechea Larrazabal

Rodolfo Bayer Gandía

Jacinto Bedoya Mendiguren

Francisco Bengoechea Erespe

Teófilo Benito Galarreta

Amado Berbois Heros

Felipe Bergado Espinosa

Rufino Bermejo Santamaria

Raimundo Berrojas Sanz

Benito Blanco Blanco

Felix Blanco Valdizan

Mateo Blasco Galván

Francisco Blázquez Martín

Francisco Borjabea Aragón (segunda quincena)

Julian Burgos Murciano

Pedro Caballero Maguregui (segunda quincena)

Vidal Caballero Maguregui

Marcelino Gutierrez-Cabello Fernandez

Nicasio Calabia Lumbreras (segunda quincena)

Eleazar Calvo Seco

Octaviao Calle Seco

Julio Caneda Pérez

Ruperto Cantalapiedra Manrique

Jacinto Carazo Blanco

Modesto del Caso Zurdo

Cecilio Castillo Tellaeche

Daniel Castillo Manrique

Jesus Castro Ortega

Angel Celaa Gabiña

Anselmo Cerrajeria Legaria

Fermin Cerrillo Corcuera

David Cid Robles

Faustino Celás Miguel

Segundo Collado Arbaiza

Jacinto Conesa

Eduardo Contreras Bartolomé

Fructuoso Corral Saez

Bernabe Cruz Zabaleta

Maximiano Cuadra Otaola

Nemesio Cubillo Ortega

Dionisio Dámaso (segunda quincena)

Jose Davalillos Tobalina

Felix Diago Puertos

Agustin Diaz de Olarte

Bernardo Diaz Rodriguez

Maximo Diaz de Zarate

Siro Diaz Puerto

Gregorio Diez Gonzalez

Jose Diez Bosal

Jose Maria Diez Gil

Eduardo Dominguez Redondo

Luis Duña Irueta

Luis Durán Lambarri

Candido Echeguren Vallejuelo

Abelardo Echebarria Mendez

Manuel Echebarria Mendez

Paulino Eguizabal Martinez

Eusebio Egurrola Jocano

Jose Elezcano Mezo

Jesus Elizondo Estrada

Eleuterio Elorriaga Urizar

Felix Enriquez Alonso (segunda quincena)

Miguel Escós Quintana

Agustina Fernández González (cocina)

Constantino Fernandez Garcia (segunda quincena)

Felix Fernandez Perez

Juan Fernandez Garcia

Jesus Fernandez Gonzalez

Juan Fernandez Gonzalez (segunda quincena)

Juan Fernandez Rodriguez

Jesus Fernandez Garcia

Manuel Fernandez Lorenzo

Marciano Fernandez Lafuente

Mariano Fernandez Martinez

Nemesio Fernandez Guadilla

Timoteo Fernandez Aguado

Alfonso de la Fuente Arroyo

Rafael Gabiola Zarrandicoechea

Juan Miguel Galdeano

Sotero Galiacho Maestre

Faustino Gallastegui Elguera

Ramón Gandarias Larrinaga

Santiago Garcés Herrera

Agliberto García Alonso

Agustín Garcia Alvarez

Constantino Garcia Garcia

Antonio Garcia Lázaro

Basilio García

Celestino García diez

Emilio Garcia Diaz

Fausto García Aillón

Gregorio García Cañibe

Jose García Cifuentes (segunda quincena)

Manuel Garcia Fernandez

Roque Gardeazabal Olartecoechea

Jesus Gil Gil

Francisco Glaria Prado

Juan Goicouria Marcaida

Alfredo Gómez González

Ezequiel Gómez González

Justo Gómez Gómez

Luis Gómez Allende

Raimundo Gómez Alday

Ezequiel Gonzalez Martin

Pedro Gomez Salvador (segunda quincena)

Feliciano Gonzalez Gomez

Francisco Costales Arcos

Francisco Gonzalez Gonzalez

Luciano Gonzalez García

Manuel Gonzalez Ortazar

Mariano Gonzalez Redondo

Marcos Gonzalez Rodríguez

Miguel Gonzalez Basauri

Paulino Gonzalez Sañudo

Prisciano Gonzalez Gomez

Victoriano Gorbea Aldama

Antonio Granado Roncero

Fermin Guantes Misiego

Ramon Guarrochena Gómez

Francisco Guinea Garín

Carmelo Gurtubay Ibarrola

Alfredo Gutierrez Samiza

Amador Gutierrez Garay

Eduardo Gutierrez Lopez

Fernando Gutierez Coloma

Jose Gutierrez Cebolleda

Agustin Hernández Hernando

Fabio Hernández Viñez

Timoteo Hernandez Martinez (segunda quincena)

Gregorio Herrán Artiguez (segunda quincena)

Cristino Herrero Gómez

Hermenegildo Herrero Zurbano

Esteban Huete Campo

Angel Hurtado Ecebarro (segunda quincena)

Luis Hurtado Basterrechea

Francisco Ibáñez Bajo

Leonardo Ibañez Diez

Pantaleon Ibañez Chueca

Domingo Ibarrondo Garayalde

Marcos Idirin Garabieta

Hilario Arri Garay

Ladislao Infante Idalecaga

Agustin Ipar Jarnes

Jose Luis Iturburuaga Larrea

Jose Luis Izaola Plágaro

Victor Izarra Martinez

Manuel Izquierdo Ablaneda

Manuel Jarrín Vélez

Angel Jauregui Ibarzabal

Vidal Jaureguibeitia Bilbao

Cipriano Jimeno Arenales

Antonio Julián Aldama

Lorenzo Laca Ibarreche (segunda quincena)

Anacleto Lambarri Albinarrate

Ubaldo Larrasoain Villar

Juan Lasa Monasterio

Jose Lezama García

Julian Linares Lopez (segunda quincena)

Pedro Lizarraga Lizarraga

Angel López García

Antonio López García

Eliseo Lopez Mendieta

Eugenio López Ibáñez

Joaquin López Ranero

Julio Lopez Vegas

Mariano Lopez Acebal

Saturnino Lopez Arechaga (segunda quincena)

Jose Lozano Pardo

Manuel Lucas Cayetano

Pedro Luengas

Gerardo Llamazares Gonzalez

Francisco Llano Quintana

Máximo Llano Gonzalez

Luis Llona González

Dámaso Llorente Santos

Domingo Madaria Elosegui

Ramón Madrid Bustamante

Fabriciano Marañón Ortega

Manuel Marañón Vivanco

Antonio Marco Moja

José Marotea Anda

Aquilino Martin Martinez

Esteban Martin Losada

Felix Martin Cabañas

Juan Martinez Gonzalez

Julio Martin Mañoso

Santiago Martin Guereña

Victoriano Martin Garcia

Avelino Martinez Muro

Crisóforo Martinez Salazar

Ignacio Martínez López

Eustasio Barrera Rodriguez

Isidro Martinez Garcia

Joaquin Martinez Vergara

Manuel Martinez Rodriguez

Mariano Martinez Ruiz

Antonio Matias Vicente

Jose Maria Mayoz Cortajarena

Antonio Mediavilla Garcia

Anselmo Medina Monja

Vicente Medina Medina

Fortunato Mendivil Mendivil

Gregorio Mendivil Mendivil

Marcos Mendivil Mendivil

Gregorio Minguez Lorenzo

Jose Luis Mogrovejo Arnaiz

Manuel Mogrovejo Arnaiz

Juan Molero Dávalos

Generoso Montejo Urruchi

Pedro Montero Lázaro

Esteban Morán Cayón

Antonio Muguruza Lili

Antonio Muñoz Murgoitio

Manuel Muñoz Caller

Juan Neila Gonzalez

Juan Navarro Cerrillo

Sotero Nieva Barrio

Bernabe Nuñez Puertas

Inocencio Nuñez Gil

Higinio Olalde Lopez de Luzuriaga

Rafael Olamendi Bordes

Pascual Olabarria Unzaga

Juan Olazabal Cabrera

Martin Olazabal Cabrera

Bernardo Olazaran Zubieta

Vicente Olazaran Zubieta

Victoriano Olivencia Soriano

Vicente Oñate Ruiz

Julio Oribe Ramirez

Jose Orovio Ruiz de Viñaspre

Raimundo Ortega Muro

Mario Ortigosa Barrenechea

Agustin Ortiz Gurbista (segunda quincena)

Alejandro Ortiz Garcia

Leandro Ortiz (segunda quincena)

Julio Ortiz de Mendivil

Luis Ortiz Bañolas

Roberto Ortiz Arroyabe (segunda quincena)

Juan Osoro Larrea

Gregorio Otegui Bolín

Eusebio Otero Rodriguez

Aurelio Otero Rodriguez (segunda quincena)

Basilio Padilla Llorente

Avelino Pantaleón Vega

Julio de la Parra Casas

Roberto Pascual Hernandez

Elias Paul Cete (segunda quincena)

Francisco Pedro Nuñez

Juan Pedrosa Berasaluce

Hipolito Pellejero Mata

Cirilo Pellon Diaz

Francisco Peña Vidarte

Angel Perez Aguado

Angel Perez Corrales (segunda quincena)

Emiliano Perez Tablega

Jose Perez Lopez

Lucio Perez Eguia

Manuel Perez Suarez

Jose Pernis Perez

Felipe Pinedo Larrinaga

Horacio Polo Lozano

Antonio Prada Fernandez

Felix Pradas Romero

Lucio Pradas Fernandez

Manuel Pradas Fernandez

Nicolas Pradas Bilbao

Braulio Presa Alonso

Jose Prieto Fernandez

Juan Puente Larrasoain

Teodoro Quincoces Aldama

Antonio Quirce Fernandez

Joaquin Quirce Fernandez

Fortunato Rebolleda Peña (segunda quincena)

Jesus Redondo Morales

Felipe Retes Robledo

Marcelino Retes Robledo

Teodomiro Rey Rosa

Valeriano Rey Rosa

Anselmo Riesco Cuerpo

Marcelino Riesco Llorente

Manuel Rios Otero

Emiliano Rivera Garcia

Pedro Robledo Aguirre

Elicio Rodriguez Reinoso

Eusebio Rodriguez Abad

Gerardo Rodriguez Peinado

Juan Rodriguez Berasategui

Manuel Rodriguez Lara

Leandro Rodriguez Nuño (segunda quincena)

Fermin Rojo García

Cosme Romero Quintana

Juan Rubenach Borne

Alejandro Ruiz Torres (segunda quincena)

Cipriano Ruiz Larrea

Daniel Ruiz Losa

Mariano Ruiz Garcia (segunda quincena)

Miguel Ruiz Zarate

Nicolas Ruiz Garcia

Mariano Ruiz García

Ramon ruiz Fernandez

Serafin Ruiz Ruiz

Antonio Saenz Lopez

Angel Saez Diaz

Luis Saez de Adana Lacha

Wladimiro Salazar Guinea

Sinesio Salvador Gutierrez

Agustin Sanchez Gonzalez

Francisco Sanchez Martin

Juan Sanchez de Leon

Andres Sancho Sancho

Cirilo San Pedro Lazaro

Eliseo San Pedro Ortiz

Clemente Santolices Jauregui

Demófilo Sanz Calvo

Jesus Sanz Ajuria

Juan Sanz Ajuria

Nicolas Sanz Martin

Ramon Sanz Ajuria

Anacleto Sastre Montejo

Fernando Sauto Olalde

Gabriel Sengariz Ochoa

Alejandro Serrano Barroso (segunda quincena)

Evaristo Serrano Juaristi

Victor Serrano Martinez

Mariano Sisón Arias

Anastasio Sojo Loizaga

Ciriaco Sojo Loizaga

Juan Sojo Loizaga

Jose Solana Artomaña

Sabino Sopelana Franco

Jesus Tabares Jiménez

Virgilio del Tarno Valle

Gregorio Tejedor Fernandez

Cecilio Terredo Macarrón

Jose Tolosana Navarro

Hilario Torre Barbadillo

Jose Trespaderne del Val

Francisco Trespalacios

Fernando Turrado Fernandez

Arsenio Ugalde (segunda quincena)

Angel Ugalde Nuñez

Francisco Ugalde Gandiaga

Lucio Ugalde San Juan

Angel Umaran

Aniceto Undabarrena Eibar

Matias Uribe Garay

Jose Uriondo Mimenza

Ignacio Urizar Echevarria

Claudio Urquiza Gastesi

Enrique Urquiza Villar

Concepcion Urtaran Lastagaray (cocina)

Bonifacio Vadillo Parrazar

Mateo Valbuena Iglesias

Bautista Valderías Paster

Jenaro Valencia Quirós

Fortunato Venero Leiba

Luis Valero Minguez

Ricardo Valgañón Felipe

Clemente Vargas Calenge

Federico Valles Garcia

Antonio Vazquez Irazabal

Jose Vea Guaresti

Mariano Vegas Calleja

Antonio Velasco Fernandez

Antonio Vergara Velasco

Basilio Vicente Martin

Roberto Viejo Simón

Cándido Viguri Martinez

Luis Vilulias Fernandez

Sabino Villafáfila Hernandez

Domingo Villamor Rodriguez

Luciano Villamor Rodriguez

Ricardo Villate Castro

Nicolas Viadas

Emilio Vizcaíno Camino

Emilio Zaldo Javar

Aniceto Zaldegui Ibarrola

Ignacio Zarate Sopelana

Juan Zorrozua (cocina)

Adolfo Zubia Mendia

Eulogia Bilbao Rotaeche (cocina)

Maria Rotaeche Ibarrola (cocina)

 

 

En la primera quincena de octubre, la Columna ya tiene una sección de servicios sanitarios en la que ejercía el médico de Amurrio, Jesús Garro Basterrechea, y en la que aparecen otros vecinos de la localidad como Victoriano Barañano Abendaño y Miguel Elorza Echeguren (chóferes), Santiago Basaldua Pinedo, Inocencio Gancedo Huidobro y Damián Ornes Yarritu (camilleros).

En la segunda quincena de octubre, varios vecinos de la zona integraban el personal de convoyes:

Ciriaco Sojo Loizaga (sargento)

Valentin Aguirre Menoyo (cabo)

Jose Bea Guaresti (cabo)

Jose Luis Apodaca Oribe

Victor Aguirre Menoyo

Jesus Bergado Espinosa

Vicente Campo Zulueta

Fructuoso Corral Saez

Claudio Celaa Gabiña

Antonio Echeguren Vallejuelo

Domingo Echeguren Vallejuelo

Calixto Guinea Landaluze

Marcos Mendivil Mendivil

Federico Lozano Monasterio

Candido Linaza Orueta

Daniel Luengas Ortiz

Isidro Larrieta Sojo

Maximo Perez de Palomar Otaola

Juan Peña Parraza

Jose Pinedo Llano

Teodoro Quincoces Aldama

Daniel Ruiz Losa

Felipe Retes Robledo

Pedro Robledo Aguirre

Luis Revuelta Lejarraga

Arnesio Roldan Vicario

Juan Sojo Loizaga

Jose Luis Sasiain Larrazabal

Clemente Santocildes Izaguirre

Martin Velasco Berganza

Jose Vitorica Oruve

Francisco Villamayor Garcia

 

Por entonces, una serie de vecinos ejercían como guías, tarea que venían realizando al menos desde agosto: Juan Rubenach Borne, Antonio Muguruza Lili, Rafael Olamendi Bordes, Maximino Cuadra Otaola, Victoriano Gorbea y Juan Zorrozua.

 

Anuncios

El asesinato de Margarita Basaldua (y V)

 

LA SENTENCIA

 

Tras la presentación de todos los testigos y todas las pruebas recopiladas en el sumario del caso, el Fiscal elevó a definitivas sus conclusiones provisionales, que constituyen el relato de los hechos que presentamos en la primera entrada de este serial. El Fiscal Sánz Gomendio elaboró un discurso con una elaborada retórica, muy al uso de la época, en el que aludía al supuesto carácter belicoso de los vascos al final de la Edad Media y afirmaba que ese carácter afloraba de vez en cuando de forma abrupta y repentina en una sociedad por otra parte muy pacífica. Es lo que habría ocurrido con los Manterola (“este drama se ha desarrollado entre aldeanos vascongados, gente pacífica, muy honrada, muy trabajadora”).

En lo que respecta a las pruebas periciales, no se pudo obtener nada concluyente. El joven Achurra había señalado un lugar en la huerta de Larrabe donde presuntamente se había enterrado el arma homicida pero no lo encontraron. Por su parte, el Instituto Central de Higiene halló sangre en una camisa requisada en Larrabe pero no lograron precisar si era de origen humano.

El testimonio de Achurra fue considerado como clave en la resolución del caso y también se concedió verosimilitud a lo declarado por Maria Ayesta. Pero el Fiscal se centró además en una cuestión que pasó algo más desapercibida en el juicio, a pesar de su trascendencia: la presencia de Juan Manterola en las proximidades del lugar de los hechos en vez de en Gorostiza, como el afirmaba. En ello el testigo clave fue Manuel Ibarrola. La noche de autos se encontró a un hombre unos 200 metros antes del lugar en que fue asesinada Margarita, en el punto en que varios atajos salían hacia Gorostiza. Este hombre no respondió al saludo de Manuel y se arrimó a la sombra de un espino para fundirse en la oscuridad del anochecer y no ser reconocido. Al parecer, Manuel habría dicho a unos amigos de manera informal que el hombre misterioso era Manterola pero en un principio se negó a confesarlo ante las autoridades por miedo a represalias. De hecho, el Fiscal consideró probado que Juan Francisco Escauriaza había tratado de disuadirle de contar la verdad. En todo caso, Tiburcio Acha, que venía por detrás de Margarita por la carretera aunque a bastante distancia, no se encontró a nadie; esto fue interpretado por el Fiscal como prueba de que el hombre misterioso no era un viandante que bajaba por la carretera sino que era el mismo Manterola al acecho de su víctima.

 

La acusación, ejercida por Gabriel Martínez de Aragón, también incidió en el testimonio de Manuel Ibarrola, argumentando que había confesado de manera particular a una hermana suya que aquella noche había reconocido a Manterola y que solo cuando la Guardia Civil le amenazó con encarcelarle como sospechoso se atrevió a revelar la verdad. Por otra parte, en cuanto a las pruebas realizadas, argumentó que en el lugar de los hechos, al haber llovido aquella noche, pudieron ver huellas de alpargata y pasos largos que corresponderían a un “hombrachón” como Manterola.

De todos modos, la acusación se centró sobre todo en el papel desempeñado en Achurra en todo ello, como testigo directo que habría sido de los hechos. El abogado coincidía con el sargento de la Guardia Civil en que Achurra había sido coaccionado en un momento dado para que cambiase su testimonio. En una visita ocular al lugar de los hechos que tuvo lugar el 11 de mayo de 1927 ante el juez Arrontes, el niñó describió los sitios y circunstancias en que tuvo lugar el crimen y lo hizo con exactitud, de acuerdo a los informes periciales. Sin embargo, un mes después, el 17 de junio, lo negó todo ante el juez y a partir de ahí afirmaría siempre que se lo había inventado todo. ¿Por qué? Porque el abogado defensor le visitó a espaldas de la autoridad judicial en el Asilo de Nanclares de la Oca. En el juicio, Achurra afirmó que nunca había visto al abogado de la acusación pero sí al defensor, a quien vio en “Cercagua”. Aragón descubrió que éste era el lugar en el que los niños asilados jugaban bajo la vigilancia del Hermando Adolfo Uriarte, que fue testigo en el juicio. Y allí habló con el niño antes de que fuera a declarar ante el Juez.

Gabriel Martínez de Aragón destacó también las coincidencias entre el testimonio inicial de Achurra y lo resultante del sumario. Por ejemplo, los peritos médicos concluyeron que la víctima recibió el primer golpe desde arriba y por la izquierda. Achurra, en la inspección ocular del 11 de mayo, señaló la pared a la que subió Josefa para dar el golpe, a la izquierda de la marcha que llevaba Margarita. El instrumento habría sido un martillo o picachón de cantero y Achurra dijo que vio a su abuela con un picachón.

Según la autopsia, la víctima tenía en la muñeca una impresión como producida por una uña, y Achurra dijo que Josefa, después de darle el golpe y como no caía de la burra, la agarró de las muñecas y la tiró al suelo.

El abogado acusador señaló también una contradicción que se hizo patente en el juicio: si Achurra, como dijo, solo pasó por la estrada donde Margarita fue asesinada cuando la Guardia Civil lo llevó al juzgado de Amurrio a declarar, ¿cómo fue capaz de señalar el sitio preciso donde apareció su cadáver en la vista ocular de mayo?

A pesar de todo ello, no se logró determinar de manera concluyente quién golpeó a la mujer ni quiénes habían participado directamente en el crimen. El sargento Carrión manejaba dos hipótesis: que Juan la golpeó primero y luego entre el y su madre la remataron en el suelo mientras Leandra se hacía cargo del burro; o que fueran las dos mujeres las agresoras mientras Juan se limitaba a vigilar y estar de refuerzo por si llegaba gente, dejándose ver por la carretera como coartada. El abogado dio por buenas estas conclusiones y finalizó su alegato con las siguientes palabras: “Es más noble que os lleve el recuerdo de la pobre Margarita, la honrada lechera de Goyénuri (sic), siempre trabajadora, siempre modesta, siempre sencilla y siempre asustada de algo que en un instante terrible cobró para ella espantosa realidad. ¡Con cuánta angustia saldrían de sus labios, hechos para besar a sus hijos con ternura, aquellos sollozos que desde las alturas de Elexagoiti escuchó su compañera Dolores Zaballa!”

 

Lamentablemente, la prensa no reprodujo el alegato de la defensa y se limitó a dibujar cuatro pinceladas de lo expuesto, ya que para cuando El Heraldo Alavés tuvo ocasión de publicarlo el tribunal ya había pronunciado su sentencia y carecía de interés.

En efecto, el 20 de diciembre a última hora de la tarde el tribunal condenó a Josefa Magrach y Juan Manterola, como autores de un delito de homicidio, a 15 años de reclusión y al pago de la mitad de los costes procesales, además de otras 20.000 pesetas en concepto de indemnización a los herederos de la víctima. Leandra Manterola fue absuelta, desconocemos por qué, y Juan Francisco Escauriaza también, como ya se sabía.

El 13 de enero de 1928 Josefa Magrach fue conducida a la Central de Mujeres de Alcalá de Henares y Juan Manterola al penal de El Dueso.

 

¿Hemos de dar por buena la versión aquí contada? ¿Fue así como sucedió? Al no haber confesión de ninguna clase ni testigos directos del crimen, siempre queda la duda de si la reconstrucción de los hechos realizada por aquellos hombres se ajustó totalmente a la verdad.

No cabe duda que hicieron lo que pudieron con los recursos a su alcance y desde luego el abogado acusador hiló muy fino a la hora de unir las coincidencias entre los informes periciales y las declaraciones de José Maria Achurra. Quizá de no haber sido por este niño el crimen hubiera quedado sin resolver, ya que por mucho que algunos sospecharan de los de Larrabe el crimen fue ejecutado de tal manera que dificilmente podrían haber encontrado las pruebas necesarias para imputarles. Quizá nunca se hubiera roto el miedo a hablar del crimen, el miedo a señalar a aquellos de quienes muchos sospechaban aunque las pesquisas fueran dirigidas hacia otro lugar, quizá deliberadamente.

El asesinato de Margarita Basaldua (IV)

 

 

La tercera jornada del juicio, el día 14, comenzó con el testimonio de Fabián Luis Vidal, habitante en “Ollacuri”, que se encontró a Manuel Ibarrola en la carretera la noche de autos, si bien protegido por un paraguas y con un cesto, lo que unido a la oscuridad del anochecer hizo que no lo reconociera.

A continuación compareció Dionisio Urquijo Garmendia que, recordemos, estaba casado con una hermana de la víctima aunque la relación del matrimonio fue descrita como “más bien fría”. En Laudio/Llodio se le tenía como el hombre mejor informado de los pormenores del crimen, aunque el no era de la misma opinión. En todo caso, en el juicio quedó patente que tenía conocimiento de todas las relaciones amorosas mencionadas así como del temor que sentía su cuñada. Sin embargo, es de reseñar que, a pesar de esa reputación como conocedor de los hechos, fue quien informó a la Guardia Civil de varios individuos que resultaron ser pistas equivocadas. Si lo hizo intencionadamente por su amistad con Juan Manterola o simplemente se equivocó es algo que no llegaremos a saber. En todo caso, no deja de ser llamativo que, tras el crimen, Dionisio prohibiera a su mujer ir de visita a Goiri. Dolores Basaldua por su parte declaró que su hermana se hacía acompañar por miedo a Josefa la de Larrabe; y que éstos se rieron de ella después del crimen.

 

Pero sin duda la declaración estrella, y punto de vital importancia para el juicio, fue la ofrecida por el problemático y analfabeto José Maria Achurra, que ofreció un testimonio altamente contradictorio y confuso. Achurra era un hijo natural de una mujer que contrajo matrimonio con Felipe Urquijo y luego murió. Felipe se casó en segundas nupcias con Timotea Manterola y residían en Anuncibay. Al parecer fue el poco cariño que la mujer tenía hacia el chico lo que los llevó a enviarlo como criado con los padres de ella en Larrabe.

Dado que su declaración fue una constante contradicción y una sucesión de imprecisiones, hasta el punto de interrumpirse el juicio por sus lloros, es necesario señalar aquí las peripecias del muchacho de 13 años, testigo directo de los hechos, los días siguientes al crimen y el por qué de los tumbos y bandazos de su declaración el día del juicio.

Ocurrió que unos días después del crimen apareció una cerda herida en Goiri y la Guardia Civil se puso manos a la obra para averiguar al responsable. En el transcurso de la investigación los guardias interrogaron a Juan Manterola y a Achurra. Lo que declaró ante el teniente no debió ser del gusto de sus amos, ya que Toribia le pegó y el niño, por miedo, huyó al monte. Allí se encontró con “Polido”, pastor como el, a quien contó su historia. Luego hizo lo propio con Alfredo Hermosilla. El niño fue interrogado después hasta una decena de veces, y siempre mantuvo la misma versión hasta que en el juicio contó una historia bien diferente, pero con muchos agujeros que no supo completar.

De este modo, Jesús Carrión, sargento de la Guardia Civil del puesto de Laudio/Llodio, llevó a Achurra en tren a Amurrio después de su declaración y le creyó: consideraba que un crío tan voluble y travieso no pudo haberse inventado semejante historia y ratificarla tan determinantemente, y si había cambiado su testimonio en el juicio seguramente sería por coacciones.

El día 14 en el juicio contó que huyó de casa porque había mentido al teniente y que la historia que luego contó a Polido y Hermosilla era una mentira que se había inventado aunque más tarde afirmó que acusó a sus amos por presiones de los guardias y del juez municipal. Afirmaba haber mentido porque desconocía que había un Dios y un cielo para los buenos y un infierno para los malos, pero ya lo había aprendido ya que recientemente le habían enseñado Doctrina. Según esta nueva versión que declaró entre continuas inconsistencias, no se enteró del crimen hasta el día siguiente a las 7 de la mañana cuando Juana la de Gorostiza se lo contó a Josefa, lo cual contradice lo que ésta declaró al respecto. Hubo muchas preguntas que no supo contestar ni logró precisar algunas cuestiones. Por ejemplo, preguntado si sabía euskera, dijo “no se. Poco”, aunque Josefa había declarado que sí sabía. Tampoco contestó claramente sobre si había oido a Juan relatar el crimen a su madre.

 

Alfredo Hermosilla, a quien Achurra nombra como “Morcilla”, era un hospiciano de 16 años acogido en Gorostiza que ratificó la versión de la defensa, lo cual lo llevó a incurrir en contradicción: dijo que vio a Manterola llegar a la casa pero en su primera declaración afirmó que estaba en el monte, y no supo aclarar este extremo. Afirmó que no tuvo noticia del crimen hasta el día siguiente a las 8.30 o 9 de la mañana por medio del hijo de Arbide. Días después, se encontró con Achurra en “Las tres cruces” pero no recordaba de qué hablaron y le instó a volver a casa porque sabía que estaba escapado. No sin incoherencias, afirmó que su primera declaración fue hecha bajo presiones de la Guardia Civil, cuyo sargento le golpeó. Esto lo negó Martín Bengoa, de 26 años y también vecino de Goienuri, que asistió al interrogatorio.

Según Hermosilla, Román Larrinaga “Polido” era un tonto y un borracho y nunca había estado con el. La acusación de borracho no era gratuita, ya que en el juicio los médicos de la localidad lo definieron como un “degenerado hereditario alcohólico” y “anormal parcial”, pero capaz de “coordinar bastante bien” cuando no estaba bajo los efectos del alcohol. Descrito como un personaje pintoresco y con una pronunciación dificultosa que complicaba el entenderle, ratificó su versión de que Achurra le dio noticia del asesinato.

 

Después fue el turno de los Urquijo de Goiri-beitia. El padre, Bernabé Urquijo Garrastachu, afirmó que hacía unos 20 años que había enfriado sus relaciones con los de Larrabe, con quienes había trabajado un calero, por creer que le habían matado un carnero. Recientemente había abandonado su casa al quedarse solo –tras la marcha de su hijo- y, según el, por querer evitar compromisos con los Manterola, a quienes tenía por gente fuerte y de valor, tanto los hombres como las mujeres, a quienes consideraba varoniles y más temibles. En su opinión, Josefa era una mujer fuerte “para agarrarle a el y llevarle debajo del sobaco”.

Por su parte, Eustaquio contó que veía a Toribia 4 o 5 veces al día para luego estar una semana sin verse. Afirmaba que fue el quien rompió la relación pero ya anteriormente había pedido a Manuel Larrazabal ver a Prudencia, por lo que confirmó lo dicho por varios testigos en el sentido de que comenzó una relación antes de finalizar la anterior. También contó que Dolores Basaldua –que, recordemos, estaba casada con Dionisio Urquijo, en buenas relaciones con los acusados- le había acontado que los de Larrabe estaban enterados de la reunión que iba a tener lugar el día de San Antonio para concertar su boda.

Finalmente, también declaró su hermano Fernando (1882), que fue avisado por Juan Zaballa Fica la misma noche del suceso, pero dijo desconocer las relaciones en que estaba inmerso su hermano, en otra muestra más de la desestructuración de la familia de Goiri-beitia.

Finalmente, el “investigador” Ordeñana afirmó que había una “losa sepulcral” que impedía conocer a los autores y, según la prensa, “todas sus antiguas energías por aclarar el asunto parecen haberse acabado”.

 

La sesión del día 15 de diciembre se inició con la declaración de Gregorio Zaballa, hermano de Dolores, que se encontraba en Barcelona el día de autos pero que fue testigo de los palos de ciego de Ordeñana con el chico de Lezama. Además contó que había escuchado a Josefa comentar, al respecto de Manuel, que a hombres como ese había que pasar a cuchillo.

Por su parte, Saturnino Urquijo, de tan solo 18 años, tuvo un careo con Juan Francisco Escauriaza porque declaró que éste le había asegurado que Manterola se fue de su casa a las 9.30 de la noche el día de autos, en vez de a las 11 como declaraban los acusados y sus cómplices. Cuando Escauriaza le recriminó haber mentido, el joven Saturnino le dijo: “Yo digo la verdad en todas partes”.

A continuación, el sargento Carrión ofreció una declaración larga, detallada y mesurada en la que trató sobre todo de los pormenores de la investigación, ya relatados, y de sus impresiones sobre Achurra. Consideraba que la opinión pública de la localidad señalaba como culpables a los procesados pero los testigos no se mojaban más por miedo, vistos los antecedentes.

En esta sesión se introdujo una de las supuestas pruebas de la culpabilidad de los acusados, a saber: dos conversaciones distintas en las que Toribia y Timotea Manterola habrían revelado la implicación de su familia en el crimen. La primera de ellas habría tenido lugar el 31 de julio, dos días después de la declaración de Polido y Achurra, cuando Toribia fue a casa de su hermana Timotea en Anuncibay. Resulta que su vivienda estaba separada de la contigua únicamente por un tabique, presuntamente roto, motivo por el cual la adolescente Maria Ayesta habría escuchado a Toribia decir lo siguiente: “Estamos perdidos, el chico ha declarado todo”. En cualquier caso, la pared fue arreglada antes de la visita ocular realizada por las autoridades que investigaban el crimen, como dijo la propia niña.

Más tarde, y cuando ya Felipe Urquijo, marido de Timotea, había sido puesto en libertad, aquella se encontró con Juana Madariaga Ugarte, molinera de 27 años, a quien la prensa definió como una persona “muy suelta”. Juana aseguró ante el tribunal que Timotea le había dicho llorosa “más valía comer pan de maíz con la familia y en paz” y “¡Cómo habrá hecho eso mi madre! Si yo hubiese sido mi hermana, la hubiese aconsejado de otra manera, viendo lo que podía venir detrás”. Su marido Juan José Orue presenció la conversación y afirmaba haberle oído decir también “eso de matar….¡cómo se le habrá hecho mi madre eso!”. Sin embargo, su esposa negaba que Timotea dijera tal cosa sino que fue ella misma la que dijo que “eso de matar es muy duro”.

Felipe Urquijo, padre adoptivo de Achurra, aseguraba que no se podía escuchar en la casa contigua lo que decían en la suya, y en términos generales trató de exculpar a su mujer de todo detalle que la pudiera comprometer en el caso.

Toribia Manterola, sin embargo, no hizo alusiones a estas conversaciones en su declaración. Al igual que su madre y su hermano, trató de relativizar la enemistad con los de Goiri diciendo que no era cosa grave, que hablaban si era necesario, y aportando el detalle de que Margarita en una ocasión montó en su burra a una hija de Leandra. Toribia negó que la difunta, a quien consideraba buena persona, hubiera intervenido para nada en sus relaciones con Eustaquio Urquijo, a quien ella había dejado –como hemos dicho, el interesado mantenía la postura contraria-. Añadió que, en el momento del crimen, ya tenía otro novio, según ella, para su desgracia. Pero negó que Eustaquio tuviera relación alguna con Prudencia, negando así la evidencia. En todo caso, Toribia afirmó que el día de autos estuvo en Miraballes y solo se enteró del suceso al volver al día siguiente, lo cual fue comprobado y confirmado por la Guardia Civil. Además, dijo que fue acompañada por José Zaballa Fica porque tenía miedo y éste le habría pedido que no lo contase. Sin embargo, el día anterior José había declarado que, efectivamente, “una noche” había acompañado a Leandra porque dijo tener miedo, pero lo creía fingido –aunque se contradice, porque después comenta que sí tenía miedo de pasar por el lugar del crimen- y que fue ella quien le pidió que no contara nada.

Esta sesión finalizó con la declaración de otros testigos que no aportaron demasiados datos. Aurelio Hernando dijo que fue el quien envió a su mujer Leandra a Larrabe y que solo tuvo noticia del crimen por la prensa; Miguel Manterola, hermano de Juan y preso por hurto, estaba en la mili cuando ocurrió pero afirmaba que Manuel Ibarrola le había asegurado que no reconoció al hombre que se cruzó en la carretera aquella noche.

 

La última sesión del juicio tuvo lugar por la mañana del día 16, en la que continuó el desfile de testigos. El testimonio más interesante fue el de Teodoro Ayesta, vecino de Anuncibay. Al igual que su convecino Felipe, mantuvo que no se podía escuchar en una casa lo que se hablaba en la otra, a pesar de lo cual su hija ratificó haber escuchado esa conversación. Por otra parte, afirmó que Manuel Larrazabal le había hecho ciertos ofrecimientos para que contase la dicha conversación, pero no se ahondó más en esta cuestión.

Dorotea Yarritu Uretabuena (Lekamaña, 1891) frecuentaba Larrabe y los tenía en buen concepto, por lo que no es de extrañar que tratase de culpar a Eustaquio Zaballa y afirmó incluso que Margarita les tenía miedo; sobra decir que esto contradecía todos los testimonios anteriores y carecía de sentido alguno.

Florentina Uribarri Ureta, madre de la difunta, que necesito intérprete por desconocer el castellano, negó que Manuel le hubiera escrito una carta pidiendo dinero tras el crimen, bulo al que habían aludido ya algunos testigos. Y finalmente Luis Orue y Francisco Murga hablaron de un mendigo que vieron aquel día por la carretera y del que también se sospechó pero del que nada se logró saber en las horas siguientes al crimen.

 

Quinta Parte

El asesinato de Margarita Basaldua (III)

EL JUICIO

 

El juicio por el asesinato de Margarita Basaldua no se celebró hasta diciembre de 1927, año y medio después del suceso. Comenzó el día 12 en Vitoria-Gasteiz en medio de una enorme expectación que llevó el caso a las páginas de la prensa y en especial a las de El Heraldo Alavés, que hizo un seguimiento exhaustivo de todas y cada una de las sesiones del juicio.

El tribunal estaba presidido por Rafael Rubio, con los magistrados Alvarez Taladriz, Pascual, Martínez Villar y Usera, estos dos últimos de las Audiencias de Burgos y Logroño respectivamente. Representaba al Ministerio Público el fiscal Sánz Gomendio, la acusación privada la ejercía el letrado vitoriano Gabriel Martínez de Aragón y el abogado defensor era el bilbaíno Rafael Goldaracena.

En primer lugar, Juan Francisco Escauriaza fue absuelto de todos los cargos, ya que de las diligencias practicadas en el sumario no se probó ninguna participación en los hechos.

Por otra parte, el fiscal consideraba que los otros tres acusados eran autores, por su participación directa, material y voluntaria en su ejecución, de un delito de asesinato con premeditación conocida, prevista en el art. 148 nº 4 del Cógido Penal. En virtud de ello, se pedía cadena perpetua para Juan Manterola y reclusión perpetua para las dos mujeres, con accesorias y costas por igual, además del pago de 20.000 pesetas a los herederos de la difunta en concepto de indemnización. La acusación privada se mostró de acuerdo con el fiscal.

Por el contrario, la coartada de los acusados se basó en que las dos mujeres permanecieron todo el día de autos en su casa y que Juan estuvo “haciendo tertulia” en el caserío Gorostiza de 8 a 11 de la noche, como tenía por costumbre ya que era el caserío más cercano al suyo y además eran parientes.

 

Así pues, entre el 12 y el 16 de diciembre desfilaron ante el tribunal los acusados, familiares de la difunta, testigos y numerosos vecinos de Laudio/Llodio. La primera fue Leandra Manterola, a quien se describe como una mujer gruesa de 34 años, vestida de azul “al uso corriente de su clase”, y casada con un trabajador de la Compañía de Tranvías, residentes según testimonios en Bilbao o en El Desierto (Erandio). Leandra explicó que habían sido once hermanos y, aunque cuatro de ellos aún estaban solteros, todos “tenían colocación” y nadie podía socorrer a los padres, motivo por el cual ella se hallaba en Larrabe el día de autos. Fue fiel a lo expuesto por su abogado defensor y negó que tuviera malas relaciones con los de Goiri, aunque hubo de reconocer que habían tenido algún incidente por cuestiones de ganado. De los amoríos de Eustaquio dijo no saber nada y negó las habladurías en torno a la presunta costumbre de su madre de vestir de hombre. En cualquier caso, Leandra no evitó contradecirse al afirmar que se enteró del crimen el día siguiente al salir de misa cuando en una declaración anterior había dicho que no tuvo noticia hasta la siguiente noche. En el juicio se ratificó en que se enteró del crimen al salir de misa.

Juan Manterola se presentó ataviado con una blusa negra y el redactor de la crónica de El Heraldo Alavés dijo que tenía “menos serenidad que la anterior”. Al igual que su hermana, afirmó que sus relaciones con los de Goiri eran buenas. Al respecto relató su versión de un incidente que seguramente ya había sido recogido en el sumario. Y es que una vez en que el acusado estaba en el garaje del Marqués junto a un amigo, al pasar Manuel Larrazabal le tiraron un palo, al parecer sin que éste supiera su procedencia. Juan afirmaba que, días después, Manuel pasó por el mismo lugar y les oyó hablar, pero al reconocerles se acercó y luego regresaron juntos a casa. Así quería demostrar que sus relaciones no eran malas tal y como se decía.

Sin embargo, Juan negó repetidas veces y contra toda evidencia que alguna vez hubiera pretendido a Margarita y solo admitió haber acompañado a alguna amiga suya antes de que se casara. Otro dato de intéres es que el fiscal le preguntó si en casa hablaban euskera, a lo que respondió que “solo con el padre”. Por ello afirmaba que en la cárcel había hablado siempre en castellano y se dirigía a su hermana ante testigos para que vieran que no tenían nada que ocultar.

A instancias de la acusación, respondió que la noche de autos –recordemos que fue un día de lluvia y mal tiempo- vistió un elástico negro, tapabocas y, creía, alpargatas. También dijo que al llegar a Gorostiza Alfredo Hermosilla ya estaba allí, aunque éste aportó datos contradictorios. Finalmente, Juan Manterola contó que volvió de Gorostiza a Larrabe entre piezas y sin pasar por el lugar del crimen ni sus proximidades, negando así la posibilidad de que hubiera sido visto, como posteriormente afirmaría algún testigo. Del crimen dijo que se enteró al día siguiente junto a “las casas de Ugarte” de boca de Antonio Bengoa cuando iban a misa. Con su madre y hermana no lo habló hasta esa noche o al día siguiente.

 

A continuación, llegó el turno para la declaración de Josefa Magrach[1], “figura típica de una vieja cashera” de 68 años, vestida al uso del país. En lo que a ella respecta, negó haber vestido nunca pantalones a pesar de las habladurías en ese sentido y definió sus relaciones con los de Goiri como “cordiales”. Josefa oyó de las relaciones de su hija Toribia con Urquijo, pero cuando le preguntó por ello le contestó “usted, madre, calle, yo ya me acordaré”. No estaba de acuerdo con la relación porque consideraba que él era demasiado “alto” y ella no podía dar a su hija la suficiente dote para ese matrimonio. Por abril se enteró de que habían roto la relación y no sabía por qué, aunque anteriormente había declarado significativamente que fue porque Eustaquio era un atrevido que “se propuso adelantar acontecimientos”. De la reunión que iba a tener lugar para el casamiento entre Urquijo y Prudencia Basaldua dijo no saber nada.

Sin embargo, las preguntas de Martínez de Aragón hicieron aflorar ciertas contradicciones en su declaración. Por ejemplo, afirmó haberse retirado a su casa antes de las 8, aunque anteriormente había dicho que a las 9 o incluso que no llegó a salir –lo cual había sostenido el abogado defensor esa misma mañana-. No supo resolver esta contradicción. En segundo lugar, la Guardia Civil, cuando registró su casa, se llevó una camisa –que decía ser de su ya difunto marido- con unas manchas que no sabía si eran de sangre, comida o quemadura de tabaco; también un pantalón de Juan, un pañuelo, un martillo para la cantera y unos trozos de hierro. Al respecto, Josefa dijo que podía ser sangre que su marido echaba por la nariz aunque éste había negado que ello le ocurriera desde hacía dos años. En tercer lugar, aunque sabía que a Margarita le salían a buscar los de su casa, negó que fuera por miedo a pesar de que poco antes había declarado que eso era algo sabido por todos.

La primera jornada del juicio finalizó con la declaración de Juan Francisco Escauriaza, propietario de Gorostiza, que vestía de americana. Básicamente, respaldó la versión de los procesados y afirmó que Juan Manterola estuvo en su casa hasta las 11 y que vestía con boina azul y alpargatas. No habría tenido noticia del crimen, ya que no fueron avisados, hasta el día siguiente que se lo contó Venancio Larrinaga Escauriaza (1892).

 

La segunda jornada del juicio, el 13 de diciembre, comenzó con la declaración del viudo Manuel Larrazabal. En primer lugar, afirmó que no se trataba con los de Larrabe “por su mala lengua” aunque no les deseaba ningún mal; ello no resta para que acto seguido los describiera como “malas personas”. Para apoyar esta afirmación contó diversos incidentes con los Manterola, afirmó que había oido que Josefa vestía pantalones y salía a los caminos de noche, que Juan también le salió una noche al camino y que una vez robó 25 pesetas en sellos en el estanco de la Plaza Nueva de Vitoria-Gasteiz. Creía que junto a los de Gorostiza, a quienes tampoco trataba, eran capaces de cualquier cosa.

Según su declaración, Juan había pretendido a Margarita en el tiempo en que el estaba en el servicio militar. Ya de casados, ambos apoyaron las relaciones de Prudencia Basaldua con Eustaquio Urquijo, con quien Manuel tenía amistad. Opinaba que los Manterola se enteraron de sus planes de boda y resolvieron matar a su mujer como venganza por no haber correspondido a Juan y por haber roto Urquijo con Toribia para irse con Prudencia.

En todo caso, también Larrazabal cayó en alguna contradicción, ya que no supo precisar en qué momento los culpó por primera vez ni lo dicho en sus primeras declaraciones. El se defendía diciendo que había declarado en la cama sin darse demasiada cuenta, probablemente en lo que hoy llamamos estado de shock.

A continuación tuvo lugar la prueba pericial de los médicos Acero y Gorostiaga de Laudio/Llodio y Garro de Amurrio. Determinaron que las heridas fueron causadas con un martillo o picachón, algo con mango largo, y describieron la posición probable de los agresores. Aunque su declaración pasó un poco desapercibida en un juicio al que el público acudía para saciar su sed de morbo, a la postre sus conclusiones fueron muy tenidas en cuenta por la acusación.

Micaela Expósito, de 16 años y natural de Orozko, criada en Goiri-goitia, fue quien encontró el cadáver de su ama, a quien salían a buscar por expresa petición suya. Relató que Manuel gritó al encontrar el cadaver de su esposa, antes de su colapso nervioso, y desconocía si tenía malas relaciones con los de Larrabe aunque sí sabía que tras el hallazgo del cadáver no mandaron ningún recado a ellos ni a los de Gorostiza, como ya se dijo.

Por su parte, Dolores Zaballa fue la última persona en ver a Margarita con vida, excepto sus agresores. La joven aportó un detalle muy importante, ya que días antes del crimen fue testigo de cómo la difunta y Josefa Magrach iban juntas hacia el pueblo, hablando en euskera y aparentemente de forma amistosa. Sin embargo, posteriormente Margarita le confesó que Josefa la había amenazado, lo cual explicaría ciertas comentarios que su hermana Prudencia le escuchó decir.

Su padre Eustaquio Zaballa es descrito como un “cashero socarrón” que con sus manifestaciones causaba la risa del público. Afirmó que tenía “malos informes” de los de Larrabe desde pequeño, a quienes consideraba capaces de semejante crimen, aunque su hija Dolores había dicho que las relaciones con ellos eran buenas y nunca habían tenido problema alguno. Eustaquio dijo haber sospechado de ellos desde el principio, conocedor de la enemistad entre Larrabe y Goiri. Al parecer, asistió junto a Martín Bengoa al interrogatorio efectuado al menor Alfredo Hermosilla, hospiciano acogido en Gorostiza que también fue objeto de las revelaciones de Achurra, y recordaba haberle oido decir que la abuela había salido vestida con ropas de hombre junto a Leandra y que luego las había quemado. Señaló que las relaciones de Eustaquio con Toribia eran “ilícitas”, que no eran honradas, utilizando sus propias palabras.

Tras la declaración de Francisco Antonio Larrazabal, que no tuvo demasiado interés y señaló los antecedentes penales del padre y el abuelo de los Manterola, fue el turno de Prudencia Basaldua, que a pesar de ser objeto de las pretensiones de varios individuos ya nombrados en el momento del juicio continuaba soltera y residía con sus padres en Orozko, aunque iba a Goiri con relativa frecuencia. Contradijo a Juan Manterola y ratificó que sí había pretendido a su hermana, quien le había confesado que tenía miedo aunque nunca le dijo de quién ni por qué. Al parecer, el día de autos estaba en Goiri y se cruzó con Toribia, que no la saludó. Dijo que sus relaciones con Luciano Aldaiturriaga terminaron después de Santa Lucía por consejo de sus padres, aunque le dijeron que era buen chico y habló con el alguna vez. Antes de eso, Urquijo ya la había pretendido pero no le contestó debido a su fama de mujeriego. El asesinato de su hermana echó al traste los planes de boda, ya que desde entonces no le había contestado. De Manterola dijo que era un vago, lo que contradijeron bastantes de los testigos del juicio.

La sesión del día 13 finalizó con el testimonio de dos hombres que vieron a Margarita momentos antes de su asesinato. Tiburcio Acha Larrondo (1899), que era un vecino próximo, la vio en Laudio/Llodio y estuvo fumando un rato con Agustín Ainz pero no pudo decir nada más. Aunque confirmó la enemistad entre las dos familias, creía que ello no era bastante para determinar la autoría del crimen.

De mayor trascendencia fue la declaración de Manuel Ibarrola Rotaeche (1879), habitante en Eizaguirre-menor, en Goienuri. El también vio a Margarita sobre las 9 o las 9.30; se encontró en el camino con Luis Garay y luego, a la altura de Ibarra, encontró a un individuo al que dio las buenas noches. Creía que era Juan Manterola, aunque en sus primeras declaraciones no lo dijo, según afirmaba, por miedo. Se hizo un careo entre ambos sin que se narren sus conclusiones, y así terminó la segunda jornada del mediático juicio.

 

Cuarta parte

 

 

[1] En la prensa consultada, el apellido de la acusada figura casi siempre como Magarache, Margareche y formas similares

El asesinato de Margarita Basaldua (II)

LA INVESTIGACIÓN

 

 

Francisco Antonio Larrazabal Rotaeche (1853) salió de la casa y encontró a su hijo desmayado junto al cadaver de su nuera. Al mismo tiempo, en Elexagoiti, Patricia Fica Abasolo había escuchado los lamentos y gritos de dolor de Manuel, de modo que avisó a su marido Eustaquio Zaballa Urquijo (Orozko, 1869), quien despertó a sus hijos y junto a uno de ellos salió de casa corriendo en dirección al lugar de los hechos. Tras los momentos de sorpresa, terror y confusión iniciales, fueron enviados a dar aviso de lo ocurrido a los vecinos más cercanos y a las autoridades. Nadie avisó a los de Larrabe y a sus parientes y vecinos más próximos, la familia Escauriaza del caserío Gorostiza, enemistados también con los de Goiri por cierta disputa mantenida unos años atrás –en el juicio no quedaron claras, o no quisieron aclarar, los motivos de esta enemistad-.

A pesar de que todos los hechos anteriormente narrados eran conocidos en el pueblo, si no por todos al menos sí por los vecinos de Goienuri, y a pesar de que esta enemistad era vox populi, la investigación del crimen tomó, en un principio, otros derroteros muy distintos, lo cual no deja de llamar la atención.

La Guardia Civil de la localidad y los miembros del juzgado municipal no tardaron en llegar al lugar de los hechos y comenzaron a practicar las diligencias necesarias para averiguar lo sucedido.

Uno de los primeros en llegar al lugar había sido Dionisio Urquijo Garmendia (1887), que tuvo un papel importante en el transcurso de la investigación. Dionisio era cuñado de la víctima, ya que estaba casado con Dolores Basaldua Uribarri (Orozko, 1892). Sin embargo, las relaciones entre ambos eran más bien frías y, además, Dionisio estaba en buenos términos con los Manterola. Y esa debió ser la razón por la cual puso a los agentes sobre la pista de un antiguo pretendiente de Margarita que era vecino de Orozko. Así, el día 15 se informaba desde Bilbao de la detención de un tal Domingo Ugarriza, que pocas horas más tarde fue puesto en libertad al comprobarse su inocencia. Dionisio también señaló a Antonio Larrazabal, hermano de Manuel, conocedor de la ruptura de relaciones entre ambos. ¿Desvió Dionisio la atención de forma deliberada para que las diligencias no se centraran en sus amigos los Manterola? ¿O actuó con buena intención pero equivocadamente?

Equivocado sin duda estaba José Ordeñana Isasi (Arrigorriaga, 1876), pariente de los de Gorostiza, de voz apocada y “gesto filosófico”, una especie de detective local que estuvo investigando el crimen por su cuenta y a quien el juez animó a seguir con sus pesquisas porque “parecía un perfecto policía”. Desde luego que, al menos en esta ocasión, Ordeñana no destacó precisamente por su perspicacia y capacidad investigadora, ya que sospechó en primer lugar de un muchacho de Lezama llamado Luciano Aldaiturriaga Ugarte (1899), que en tiempos pasados estableció tratos con la familia de Prudencia con el objeto de casarse con ella, a lo cual puso punto y final su padre Justo Basaldua al remitir una carta al padre de Luciano en la que decía “que nada había de lo dicho”. Fue una pista sin fundamento ninguno ya que Aldaiturriaga demostró que había estado en Lezama todo el día.

La prensa ya hablaba de “un crimen misterioso” carente de explicación y cuya autoría estaría envuelta en la más absoluta de las incertidumbres. Y quizá todo hubiera quedado así de no ser por las revelaciones que un díscolo muchacho realizó a un alcohólico que decidió dar parte ante las autoridades. Del encuentro de estos dos personajes marginales o inadptados en un lugar apartado y marginal habría de venir la resolución del caso.

 

El 29 de junio Román Larrinaga, más conocido como “Polido”, de 26 años, acudió al puesto de la Guardia Civil de Laudio/Llodio para poner en su conocimiento las importantes revelaciones que el niño José Maria Achurra, criado en el caserío Larrabe, le había realizado tras encontrarse ambos en el monte. Era tal la melopea que calzaba Polido que apenas se tenía en pie y los guardias no le creyeron y le despacharon con viento fresco; pero ni corto ni perezoso tomó el tren y se personó en el despacho del juez del distrito de Amurrio, el señor Federico López Costa, que era quien estaba a cargo de la instrucción del caso.

Tras el testimonio del ebrio individuo, el juez se trasladó en coche a Laudio/Llodio junto al actuario, el alguacil y el mismo denunciante, rumbo a Larrabe para ver al joven Achurra, que ratificó lo que previamente había contado: que Josefa Magrach y su hija Leandra Manterola (1893) habían asesinado a Margarita Basaldua. El había sido testigo de cómo ambas salieron de casa por la noche y regresaron al de poco rato, con Josefa vistiendo una camisa de hombre manchada de sangre que posteriormente Juan habría llevado a quemar al horno de Gorostiza. Posteriormente, les habría escuchado hablar en euskera entre ellas del crimen.

En consecuencia, el juez ordenó la detención de ambas, así como de Juan y Toribia Manterola, Felipe Urquijo, y todos los habitantes del caserío Gorostiza (Juan Francisco Escauriaza, Maria Juana Isusi, Lázaro Escauriaza, Luisa Encarnación Escauriaza y Alfredo Hermosilla) como autores, cómplices y encubridores del crimen.

Tras los interrogatorios pertinentes, el día 31 el juez López Costa ordenó la prisión sin fianza para Josefa y sus hijos Juan y Leandra como presuntos autores del asesinato de Margarita Basaldua, éstos inducidos por aquella, acusación que todos ellos negaban. Se creía que el arma homicida había sido un martillo picacho o instrumento similar con el que la víctima recibió tres golpes fatales en la cabeza. ¿El móvil? Simple venganza por la negativa de Margarita a casarse con Juan, con el agravante de la ruptura de Eustaquio Urquijo con Toribia Manterola para inicar relaciones con la hermana de la víctima, las cuales iban a concretarse el día después del crimen en una comida en la fiesta de San Antonio.

También permaneció en la cárcel Juan Francisco Escauriaza Urquijo (1871). Los cuatro presos coincidieron en la cárcel de Amurrio con otros 5 reclusos internados como presuntos autores de un crimen cometido en Izarra a mediados de octubre. A finales de noviembre ya estaba terminado el sumario correspondiente pero el Juzgado de Amurrio fue suprimido el 1 de enero de 1927. De este modo, el juez fue trasladado a Saldaña (Palencia) y los presos de Amurrio, 5 hombres y 2 mujeres, fueron trasladados a Vitoria-Gasteiz hasta la fecha del juicio. Un juicio que levantó mucha expectación y tuvo plena cobertura por parte del principal medio de comunicación escrito de Álava: El Heraldo Alavés.

 

Tercera Parte

El asesinato de Margarita Basaldua (I)

 

 

Sábado 12 de junio de 1926. Laudio/Llodio.

 

Ya las sombras de una tarde gris y lluviosa se fundían con la oscuridad propia de una noche nublada cuando el joven Agustín Ainz vio a dos mujeres en la plaza del pueblo con sus burros y las cantinas en las que llevaban la leche que ambas solían vender, no siempre juntas, por las casas del lugar entre las 7 y las 9 de la tarde. Una era apenas una muchacha de 16 años llamada Dolores Zaballa Fica. La otra había cumplido 28 el día anterior, se llamaba Margarita Basualdo Uribarri y era muy conocida en el pueblo.

Mientras caía la noche las dos mujeres tomaron el camino hacia sus respectivos caseríos, que estaban muy próximos uno del otro, en Goienuri[1]. Sobre las diez de la noche llegaron a las casas de Ibarra, donde se separaban sus respectivos caminos. Habitualmente, el suegro o la criada se acercaban hasta el lugar para esperar a Margarita y acompañarla a Goiri-goitia[2]; sin embargo, nadie acudió aquel día, lo que no extrañó a la joven Dolores, ya que sabía que sus vecinos tenían mucho trabajo aquellos días. Como todos en Goienuri, ella también sabía que a Margarita la esperaban porque tenía miedo, aunque nunca le había explicado por qué, y por ello habían convenido en chocar las cantimploras al llegar a casa como forma de aviso de que estaban sanas y salvas.

Dolores se desvió hacia la izquierda de la carretera hacia su caserío de Elexagoiti[3]. Era un trayecto corto, por lo que no hacía mucho tiempo que se habían separado cuando, aún antes de entrar en la casa, oyó unos gritos o quejidos a los que no dio mayor importancia al creer que habían sido producidos por algún niño en las inmediaciones. Al parecer, chocó las cantimploras pero su repique se perdió en la lluvia y la niebla.

Mientras, en Goiri-goitia comenzaron a preocuparse por la tardanza de la mujer y la criada, una expósita adolescente que habían acogido, salió en su busca. No tardó en encontrar el burro cerca de la casa y a la luz de un farol buscó a su ama hasta que la encontró tendida en el suelo en un recodo de la estrada que de la carretera llevaba a la casa, en una especie de plazoleta. Eran algo más de las diez.

Asustada, Micaela regresó a casa y avisó al marido de Margarita, Manuel Larrazabal, que fue al lugar de los hechos y recogió el cuerpo de su esposa sin darse cuenta en un principio de que tenía la cabeza destrozada y estaba muerta. A Manuel le flaquearon las fuerzas y se desmayó.

 

Esta es una historia que reune todos los ingredientes de la historia negra del mundo rural y que refleja fielmente las actitudes y pensamientos de sus habitantes en cuanto a los comportamientos sociales. Nos encontramos ante una serie de familias unidas en ocasiones por relaciones de parentesco pero frecuentemente enemistadas por cuestiones relacionadas con el ganado, las tierras, etc. El honor y la reputación en la sociedad eran de enorme importancia y los noviazgos y matrimonios se resolvían en el marco de las estrategias familiares.

 

LOS PROTAGONISTAS

 

En 1926 la economía del valle de Laudio/Llodio se había modernizado de forma muy tímida. Había alguna fábrica, destacando La Cerámica sobre todas las demás, pero aún no se había producido una transformación socioeconómica significativa. Sin embargo, los cambios que desde décadas atrás se venían produciendo en Bilbao y su entorno también habían tenido sus repercusiones en el valle alavés. De este modo, no eran pocos los que trabajaban en la industria de este lugar, los que tenían familia en Bilbao y la Margen Izquierda, o incluso en el Bajo Nervión. Muchos habían emigrado. Pero los cambios se habían hecho notar sobre todo en lo social y lo cultural: nuevos aires de modernidad llegaban a la localidad, que fue desarrollando una zona central de casas habitadas tanto por obreros y jornaleros como por comerciantes, artesanos, propietarios, profesionales, élites, etc., desvinculados de la actividad agropecuaria.

En todo caso, el mundo agrario seguía teniendo un gran peso en Laudio/Llodio. En las últimas décadas la cría de ganado había ido adquiriendo importancia para el abastecimiento de la población local y comarcal que vivía de una renta o de jornal, y que necesitaba de productos que se obtenían en los caseríos, como la leche. Es así que las mujeres del entorno rural “iban a Llodio” a vender leche, como la protagonista de nuestra historia.

Margarita Basaldua Uribarri era natural de Orozko y se trasladó a Laudio/Llodio para servir en casa de Gregoria Ibarreche. En aquel entonces, la joven tuvo dos pretendientes pertenecientes a dos familias de Goienuri, que vivían casi una al lado de la otra, pero entre las cuales había viejas rencillas y enemistades por cuestiones de ganado.

Juan Manterola Magrach (1895) vivía en el caserío Larrabe, cuya familia no gozaba de buena reputación, las mujeres no menos que los hombres. De su madre Josefa Magrach Arandia (Arrankudiaga, 1860) se contaba que salía a asaltar en los caminos vestida de hombre y que era capaz de cualquier cosa. La mayoría de sus vecinos lo tenían por un hombre trabajador y buen hijo, ya que manejaba la hacienda, tenía una cantera en arriendo y, por si fuera poco, todo lo que ganaba como acordeonista tocando en las romerías de la zona lo entregaba a sus padres, pero no es menos cierto que tenía fama de provocador y pendenciero. En el momento de los hechos aún arrastraba las secuelas de los navajazos que le propinó un tal Apraiz. Varios miembros de la familia habían pasado por la cárcel incluido el padre, Juan Cruz Manterola Luja, que llevaba nueve años imposibilitado en la cama y, de hecho, murió poco después de los hechos.

Por su parte, el otro pretendiente fue Manuel Larrazabal Uria (1895), del caserío Goiri-goitia, a unos 100 metros al sur del anterior, cuya familia sí gozaba de buena reputación en el valle. Algunos consideraron que Manuel era un “coitao”, un inocentón sin genio ni carácter, pero otros lo veían como un hombre prudente y sensato. En todo caso, gozaba de buen predicamento en el valle a pesar de estar enemistado con sus hermanos por, cómo no, cuestiones relacionadas con el ganado de la casa. En definitiva, no es de extrañar que Gregoria Ibarreche aconsejara a Margarita que optase por Manuel y así lo hizo, formando lo que todos los testigos consideraron como un matrimonio dichoso.

La rivalidad por la mano de Margarita no fue el único motivo que alentó el resentimiento de los Manterola con los de Goiri-goitia, ya que unos años después fueron “agraviados” de nuevo.

Aquí entra en juego otra familia más, los Urquijo del caserío Goiri-beitia. Aunque ya estaban previamente enemistados con los de Larrabe, ello no impidió que Eustaquio Urquijo Ussia (1893) estableciera un noviazgo –entendido en el sentido que a dicho término se daba en aquella época….muy lejos del actual- con Toribia Manterola Magrach (1899).

Pero, dada la enemistad existente entre ellos y quizá también la diferencia entre las capacidades económicas de una y otra familia –siempre teniendo en cuenta que hablamos de familias de labradores propietarios, por lo que aquella no debía ser muy grande-, el padre, Bernabé Urquijo Garrastachu, se opuso a la relación. Ello, unido al presunto cáracter mujeriego y díscolo de Eustaquio, poco sujeto a la disciplina horaria del padre, desembocó en una discusión tras la cual ambos rompieron relaciones y abandonaron el caserío cada uno por su lado. A finales de 1925 la relación de Eustaquio y Toribia llegó a su fin y aquel pasó a pretender a Prudencia Basaldua Uribarri, hermana de Margarita, con quien en realidad ya había establecido contacto antes de romper con Toribia.

Margarita fomentó aquella relación ya que los Urquijo “ocupaban una posición desahogada entre los de su clase”. El domingo 13 de junio, día de San Antonio, había romería en Santa Lucía y los de Goiri-goitia irían junto a Eustaquio, que se había afincado en Bilbao, a comer juntos en la fiesta para tratar de la futura boda. Pero los planes quedaron en agua de borrajas cuando, la noche del día 12, Margarita Basaldua fue asesinada a escasos metros de su casa.

 

Segunda parte

 

 

[1] En los textos de prensa originales figura varias veces como “Goyénuri”

[2] Aparece también como “Goiri-arriba”, incluso en párrafos sucesivos

[3] Figura siempre como Lesagoiti excepto en las alegaciones del abogado defensor, que se cita tal cual: Elexagoiti

Izoria (1727)

28 vecinos propietarios, 7 viudos/as propietarios, 6 moradores y 4 pobres. 14 personas con sus bienes donados

 

-Propietarios:

Diego de Gochi Alday, casado con Maria Santa de Urrutia Echeguren, ambos de la localidad

Francisco de Aldama Murga, de Izoria, casado con Antonia de Aguirre Ulibarri, de Arespalditza/Respaldiza. En el barrio Larrabe

Francisco de Menoio Aguirre, natural de Izoria, casado con Maria de Uliarte Retes, de Belandia

Francisco de Arana Ibarrola, natural de Arespalditza/Respaldiza, casado con Maria de Ontaneda Ibarra

Francisco de Echavarria Ulibarri, de Izoria, casado en terceras nupcias con Maria Antonia de Cereceda Obaldia. Maria Gómez de Ulibarri ya había donado sus bienes

Martin de Odiaga Aldaiturriaga, natural de la localidad, casado con Francisca de Ulibarri Arza

Gabriel de Mendieta Mendieta, natural de Menagarai, casado con Maria de Aguirre Echabarri, de Izoria

Miguel de Partearroio Aguirre, casado con Maria Cruz de Ulibarri Retes, ambos de la localidad. Su padre Lázaro ya había donado sus bienes

Francisco de Landa Ulibarri, de Izoria, casado con Maria de Belaunde Ulizar, natural de Arespalditza/Respaldiza

Joseph de Ulizar Ripa, casado con Gregoria de Ulibarri Retes. Francisco de Ulizar ya había donado sus bienes

Thomas de Urrutia Ibarra, de la localidad, casado con Lucia de Respaldiza Respaldiza, de Olabezar

Domingo de Ulibarri La Torre, natural de Salmanton, casado con Maria Antonia de Armona Gochi, de Izoria

Pedro de Urrutia Echeguren, de la misma localidad, casado con Concepcion de Inorriza Echaurren, de Menagarai

Christobal de Echaurren Aldaiturriaga, natural de Etxegoien, casado con Maria Rosa de Ulibarri Ripa

Joseph de Arza Robina, casado con Dorotea de Derendano Respaldiza, ambos de la localidad. Francisco de Derendano ya había donado sus bienes, así como Maria Cruz de Robina

Domingo de Oribe Cuadra, casado con Maria de Retes Mendieta, ambos de la misma localidad. En el barrio Ulibarri. Sebastián de Oribe ya había donado sus bienes

Francisco de Uriondo Retes, de Izoria, casado con Magdalena de Ulizar Menoyo, natural de Maroño. En el caserío Aspuru

Juan de Gorbea Robina, casado con Josepha de Ulibarri Retes, ambos de Izoria. Diego de Gorbea ya había donado sus bienes

Diego de Aguirre Latatu, casado con Emerenciana de Mendibil Menoyo, de Izoria. Su suegro Joseph de Mendibil ya había donado sus bienes, aunque podía vivir con su otra hija

Pedro de Jauregui Ardanza, casado con Maria Ramos de Llaguno Mendieta, ambos de Menagarai

Joseph de Ibarra Arza, casado con Thomasa de Ulizar Irabien, natural de Arespalditza/Respaldiza. En el barrio Ibarra

Juan de Ibarra Cerrajería, casado con Magdalena de Mendibil Menoyo, ambos de Izoria

Diego de Robina

Phelipe de Ugarte Murga, natural de Arespalditza/Respaldiza, casado con Josepha de Oribe Quadra, natural de Izoria

Domingo de Mendia Respaldiza, casado con Francisca de Urrutia Ybarra, ambos de Izoria

Francisco de Aguirre Irabien, casado con Maria Saez de Landa Ulibarri, ambos de la misma localidad

Francisco de Respaldiza Respaldiza, natural de Arespalditza/Respaldiza, casado con Maria Micaela de Ulibarri Ulibarri, de Izoria. Andresa de Ulibarri ya había donado sus bienes

Juan Baptista de Ibarra Aguirre, de Maroño, casado con Ana Maria de Retes Campo, de Izoria. Ana Maria de Campo ya había donado sus bienes. Posiblemente en Etxebarri

 

Viudos y viudas:

Juan de Aguirre Echaurren, viudo de Bautista de Villodas Campo, ambos de Izoria

Pedro de Aguirre Ulibarri, natural de Murga, viudo de Santa de Ugarte Ibarrola

Manuela de Latorre Obaldia, natural de Salmanton, viuda de Thomas de Aguirre Echabarri, de Izoria

Magdalena de Ulizar Retes, viuda de Bernabe de Ripa Irabien, ambos de Izoria

Basilisa de Ripa Irabien, viuda de Diego de Landa Ulibarri

Francisca de Gorbea Robina, viuda de Mathias de Murga Arana, ambos de Izoria

Cathalina de Mendia Respaldiza, de Izoria, viuda de Domingo de Maruri Larrea, de Zaldu

 

Moradores:

Thomas de Vadillo Quincoces, natural de Villafría, casado con Casilda de Ulibarri Ripa, de Izoria

Gabriel de Villate La Bara, natural de Medina de Pomar, casado con Maria de Sarabia Ruiz

Domingo de Santa Marina

Pedro de Derendano Respaldiza, casado con Jacinta de Arza Ulizar, ambos de Izoria

Marcos de Pereda

Francisco de Veraza jornalero

 

Pobres:

-Pedro de Vuiano

-Thomasa de Landa

-Andresa de Odiaga

-Ysabel de Uriondo

 

Tienen donados sus bienes y viven con ellos:

Francisco de Respaldiza

Maria de Santa Retes

Pedro de Uriondo Guinea, dueño del vínculo de Ibarguen

Luzia de Retes