Paliza en fiestas de Ibarra (Orozko)

Sobre las 11 de la noche del 15 de agosto de 1761, Francisco de Larraondo[1] llegó malherido y ensangrentado a la casa de Juan Bautista de Apezechea[2] en el barrio Zubiaur de Orozko. Fue llamado el maestro cirujano Pedro de Salcedo para que le examinara y observó que, entre las muchas heridas que presentaba, tenía 5 heridas graves en la cabeza que habían sido realizadas con gran fuerza. Salvaría la vida pero la paliza había sido de consideración.

Inmediatamente se llamó al alcalde y juez ordinario del valle, Pedro Bartolomé Clemente de Olarte, para tomar declaración al herido. Antes de eso, informado de que se creía que los agresores eran tres franceses, escribió al alcalde del valle de Laudio/Llodio y a otros de la zona para que los prendieran.

A las 11.30, habiendo tenido noticia de que los franceses habían tomado el camino real en dirección al valle vecino y Bilbao, cuatro hombres (Manuel de Apezechea, Felipe de Axpuru, Bartolomé de Landa y Rafael de Izarza) salieron en su persecución. Llegados a Laudio/Llodio, informaron de todo al alcalde y juez ordinario Martín de Olartegochia, que apresó en el ayuntamiento sobre las 2.30 de la mañana a tres hombres “de nación franzes”, decía, “según su modo de pronunciar”. Al día siguiente por la tarde, los presos fueron llevados a la carcel pública de Orozko acompañados por una muy numerosa guardia.

Se trataba de tres hombres de origen vascofrancés que trabajaban en el valle desde hacía tiempo en tareas como “quebrantar tierras incultas para coger pan, construir paredes y vallados y hacer las preparaciones para quemar o recaminar caleros”, y se alojaban en la casa-posada de Domingo de Adaro[3] en el barrio Beraza. El día de autos, habían bajado por la mañana desde la casa de Juan de Echebarria de Arbaizartea[4] junto a otro francés, llamado así mismo Juan de Echebarria, con quien trabajaban para Francisco de Arbaiza sacando piedra caliza para caleros. Se llamaban Bernardo de Recarte, “natural de Loisuna de la provincia de Nabarra”, de 23 años; Mathias de Aguirre, natural de “Santaengracia”, de 30 años; y Fernando de Landuchu, natural de “Zubero”, de 34 años. Se pusieron sus ropas de fiesta y partieron hacia Ibarra, donde  había novillada.

 

Sobre la autoría de estos tres hombres, o al menos alguno de ellos, de la paliza recibida por Larraondo no hubo duda alguna. Pero, ¿por qué? ¿Qué había ocurrido aquel día en la fiesta de Ibarra? En esto, las versiones iban a ser coincidentes en lo general y divergentes en los detalles, como solía ser habitual.

Al parecer, es cierto que existía cierto rencor por parte de uno de los franceses por un altercado que tuvo con Larraondo un día de fiesta en la taberna de Jauregia, a raíz del cual el francés había perdido una red de hilo o seda.

El primer desencuentro tuvo lugar en la taberna de Asensio de Ibarra[5], en este mismo barrio. Según Larraondo, el estaba en la portalada de esta casa “echando tal qual trago de vino” junto a Joseph de Axpegorta de Zaloa, Andres de Ottuna, Francisco de Sautua y Juan de Laburu, cuando llegó Mathias de Aguirre a hacerle cargo de la citada red, diciéndole que se la devolviese. Larraondo dijo no tenerla y que le dejara en paz y se marchase, porque si no “le daria tal qual golpe”. Como los franceses no se retiraron, Larraondo y sus acompañantes se fueron a una bodega contigua que tenía la casa habitación de Asensio de Ibarra.

Sin embargo, los franceses no aludieron a este incidente, y Laburu lo contó de manera diferente. Según este hombre, Larraondo y Antonio de Axpegorta aparecieron en el lugar con una jarra de vino, le ofreció beber y aceptó, y luego la jarra pasó a Mathias de Aguirre, que también bebió. Sin embargo, Larraondo dijo después que los franceses “no debian estar con los hombres en conversacion ni asistir a las romerias” y propinó un “pechugón” a Mathias, de modo que algunos que allí estaban se llevaron a Larraondo a una bajera de la casa.

 

Después pasaron a la taberna de la casa de Santiago de Ibarrondo[6], donde era ventera Romana de Inchaurbe. Larraondo afirmó que había ido a cobrarse una montera que le había prestado tiempo atrás, y allí aparecieron los tres franceses de nuevo con el mismo objeto, por lo que se formó una buena disputa a golpes, los franceses con los palos que llevaban, hasta que apareció Pedro de Larrazabal, alcalde ordinario, y ordenó que se marcharan a casa. Por el contrario, los franceses afirmaban que fue Larraondo quien golpeó con un palo en los hombros a Aguirre cuando iba a pagar tres medios azumbres de vino que habían bebido, y por eso se suscitó el conflicto.

Tras la intervención de Larrazabal, Larraondo permaneció en el mismo lugar hasta que, después de las 8 de la noche, la Ronda los mandó a casa y salió de Ibarra junto a Felipe de Axpuru, el citado Olarte y Antonio de Ugarriza de Echebarria. A la altura de Unibaso, según su versión, Larraondo se quedó atrás, ya que no podía seguir el paso de la caballería en la que iba Olarte ni tampoco el ritmo de los otros dos.

Mientras, los tres franceses habían ido a beberse un “cuartillo de rancio” (un cuartillo equivalía aproximadamente a medio litro) a la tienda de Ana Maria de Malzarraga[7], junto al puente de “Lemosa”, y “poco antes del toque de Abemarias” partieron de Ibarra junto a Josepha de Recalde, mujer de Antonio de Gallega, y de otra mujer que no conocía.

 

Larraondo declaró que la primera agresión había tenido lugar entre Unibaso y Lekubarri, en el camino real, a mitad del jaro de Miguel Alexandro de Ugarte, cuando ya iba solo. Allí le habrían salido los tres franceses, que le golpearon fuertemente en cabeza, cuerpo y brazos con sus palos, le tiraron al suelo y le continuaron golpeando hasta que quedó tendido y sin sentido. Antonio de Ugarriza declaró que el se retrasó de la caballería del juez en este punto y que los tres franceses le salieron más adelante, que le golpearon pero pudo huir corriendo y esconderse en el jaro, cerca del río, desde donde vió cómo golpearon a Larraondo. Decía que no salió en su defensa porque estaba solo y temía recibir el mismo trato.

Por el contrario, los franceses Recarte y Aguirre declararon que la agresión tuvo lugar de manera diferente. Según su versión, habían parado en Unibaso junto a la casa de Pedro de Palacios Ayesta[8] para que Aguirre encendiera una pipa, y en ese punto fueron adelantados por el juez Olarte y un mozo. Más adelante, habrían sido alcanzados por Larraondo y Ugarriza, juntos y no separados, a quienes siguieron y agredieron Recarte y Landuchu, al mismo tiempo. En este punto, Aguirre se exculpaba diciendo que se quedó atrás intentando encender la pipa. Ugarriza consiguió escapar y Larraondo quedó tendido en el camino real. Landuchu negó que este encuentro hubiera tenido lugar: de hecho, negó cualquier incidente presuntamente sucedido en el camino, mientras sus caminos le responsabilizaron de la paliza propinada a Larraondo.

Este hombre afirmaba que, tras recuperar el conocimiento, continuó su camino hasta que fue atacado de nuevo por los franceses junto al arbolar de “Basarra”. Esta versión no es del todo contradictoria con lo que declararon los franceses: decían que, tras la primera agresión, fueron hasta el puente de Jauregia y se detuvieron junto a la casa de Sebastián de Albizua para fumar de nuevo. Allí estuvieron hablando con el mencionado Juan de Laburu, habitante en el próximo caserío Larrazabal y el único testigo no implicado en el caso que fue interrogado. Al de un rato, pasó Larraondo; entonces, Landuchu fue detrás suyo y le volvió a golpear junto al regato que baja de las heredades de la casa de Larrazabal.

El propio Laburu dijo que, después de echar un trago en la taberna de Jauregia, se encontró a los tres franceses con sus pipas y con ellos bajó hasta la campa situada junto al puente, donde se cogía el camino para su casa. Allí estaban charlando cuando pasó Larraondo en solitario, rápido y sin decir nada. Landuchu fue tras el al de poco, luego hizo lo mismo Recarte y más tarde Aguirre, quien le estuvo rogando que le acompañase a Zubiaur, ya que Larraondo les habia causado algunas molestias antes de llegar a aquel lugar. Si éste presentaba síntomas de haber recibido una paliza, Laburu no lo dijo.

 

 

El siguiente altercado tuvo lugar ya cerca de Zubiaur. En la zona de Ormabarrieta salía un camino entre heredades labrantías y jaros en dirección al barrio de Beraza y casa de Domingo de Adaro, donde vivían los franceses. Larraondo dijo que allí recibió otra paliza mientras rogaba por su vida y uno de ellos dijo que le dejasen vivo. Desde ahí, Larraondo llegaría a casa de Apezechea.

Por el contrario, Recarte y Aguirre dijeron que al llegar a Ormabarrieta se fueron por el camino a su casa y que fue solo Landuchu quien continuó por el camino real para encontrarse y golpear de nuevo a Larraondo.

 

Según el testimonio de Domingo de Adaro y su hija Maria Antonia, los tres franceses regresaron a casa sobre las 10 de la noche. Domingo estaba en la cama y fue Maria Antonia quien les dio de cenar. Los tres estuvieron como una hora en la casa y luego se marcharon con sus palos: le dijeron que si alguien preguntaba por ellos, contestase que habían ido a Laudio/Llodio.

Sin embargo, antes hicieron una parada en la casa de Joaquín de Isasi en el barrio Bengoetxea, donde la viuda Josepha de Bildosola, de unos 52 años, vendía aguardiente, de modo que tomaron dos cuartillos de este brebaje en compañía de Pedro de Olaeta.

Los franceses marcharon a Laudio/Llodio a deshoras. En un principio, podría pensarse que estaban huyendo de la justicia después de haber propinado semejante paliza a Larraondo, pero afirmaron que el motivo del viaje era saldar una cuenta de 60 reales que Mathias tenía con otro Juan de Laburu, encargado de la sisa del vino de Laudio/Llodio, y “de paso” ver la fiesta y novillada de aquel valle.

Llegaron a la plaza de lugar sobre las 2 de la mañana y fueron al ayuntamiento, donde debía vivir una mujer a la que dijeron que les diese “comida vreve con morzillas” porque se tenían que marchar al amanecer a Arbaizartea a trabajar. Allí mismo fueron detenidos.

Cuando Larraondo sanó, el 19 de septiembre, se soltó de la carcel a los tres franceses y se les impuso la pena de pagar los costes del proceso, excepto algunas diligencias hechas por Larraondo que las pagaría el mismo.

 

Archivo Municipal de Orozko, 0075/002

 

 

[1] Francisco de Larraondo Igoarriza nació en 1720 y era feligrés de Albizu-Elexaga. Estaba casado con Maria de Echebarria Uribarri y era propietario del caserío Larraondo.

[2] Juan Bautista de Apezechea Michelarena era, seguramente, navarro, y estaba casado con Maria Antonia de Ansorena Basabilbaso. Manuel de Apezechea, que salió en busca de los franceses, era su hijo.

[3] Domingo de Adaro Goiri nació en 1702 y era feligrés de la parroquia de Zubiaur. Había estado casado con Ignacia de Olabarria Goiri y su hija Maria Antonia, que aparece en este pleito, tenía ya 30 años cuando los hechos tuvieron lugar

[4] Se trataría de Juan de Echebarria Pagazaurtundua, nacido en 1714 y casado con Marina de Picaza Ugarriza, y cuyo Joseph era propietario del caserío Beazkoa del barrio Arbaizartea en el año 1796.

[5] Asensio de Ibarra Aldecoa nació en el mismo lugar en 1713 y estaba casado con Maria Antonia de Ibarguen Echebarria

[6] Santiago de Ibarrondo Echevarria nació en Zeberio en 1734 y estaba casado con Josepha de Ocariz Malzarraga. Fueron vecinos también en la anteiglesia de Zubiaur.

[7] Ana María de Malzarraga Goya-Epalza nació en 1726 en la anteiglesia de Albizu-Elexaga y era viuda de Juan de Larrea-Zubiaga Ugarriza

[8] Según la fogueración de 1796, se trata de la casa Beazkoa de este barrio, habitada en el momento de los hechos por Miguel de Ugarriza Barañano y Thomasa de Axcaray Larrea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s